Sucesos

Incautados en Madrid 52 kilos de heroína de gran pureza

La droga intervenida, con una pureza de entre el 70 y 80 por ciento, podría haber alcanzado en el mercado negro un valor de 24 millones de euros (casi cuatro mil millones de pesetas).

EFE, Madrid
3/abr/02 9:35 AM
Edición impresa

La Policía se ha incautado de 52 kilos de heroína de gran pureza que iban a ser distribuidos al por menor en los poblados marginales de Madrid y ha detenido en Móstoles y en Ventas de Retamosa (Toledo) a dos miembros de una de las principales organizaciones que suministran esta droga en la capital.

Según informó una portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, la droga intervenida, con una pureza de entre el 70 y 80 por ciento, podría haber alcanzando en el mercado un valor de 24 millones de euros (casi cuatro mil millones de pesetas) y haber sido distribuida en más de dos millones de dosis.

En la operación también se han intervenido 40 kilos de sustancia preparada para el corte, una prensa hidráulica y un mezclador industrial, tres molinillos de grandes dimensiones, mascarillas, bolsas y elementos para el embalaje, además de 6.200 euros (alrededor de un millón de pesetas).

También una pistola, un revólver simulado, diversa munición, dos escopetas, un rifle, cuatro vehículos, así como gran cantidad de teléfonos móviles y documentación.

La organización tenía su base de operaciones en dos chalés, uno ubicado en una urbanización de la localidad madrileña de Móstoles y otro en Ventas de Retamosa, éste último además de vivienda era un laboratorio para adulterar la sustancia estupefaciente ya que allí se hallaron los elementos necesarios para el cortado y envasado de la droga.

En las inmediaciones de este chalé fue arrestado el pasado sábado, tras una breve persecución, Manuel S.M., de 30 años, quien está considerado como uno de los principales correos de la organización y quien llevaba en el vehículo que conducía los 52 kilos de heroína camuflados en dos bolsas de deporte y en paquetes de medio kilo.

Poco después era detenida Cristina L.M., de 30 años, mujer de uno de los cabecillas, quien salía en ese momento precipitadamente del domicilio de Móstoles con 12.000 euros en su poder (dos millones de pesetas).

Los responsables de esta operación, adscritos al grupo de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Brigada de Policía Judicial de Madrid, destacaron este "duro golpe" al narcotráfico ya que desde la crisis de Afganistán era muy escasa la droga que entraba en España procedente de Turquía.

No obstante, a pesar de la guerra, los investigadores detectaron a principios de este año a esta organización que había conseguido eludir la crisis y que está considerada como la principal responsable de la introducción en España de las últimas partidas de heroína.

A partir de ese momento, los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia para localizar los domicilios de los sospechosos, de nacionalidad turca y española, y tras varios meses de seguimiento, localizaron las citadas viviendas e identificaron a los principales implicados.