Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La CE advierte formalmente a Italia del "serio incumplimiento" de sus presupuestos leer

Un hombre, acusado de haber abusado sexualmente de su sobrina en Los Realejos


EL DÍA, S/C de Tenerife
3/abr/02 9:35 AM
Edición impresa

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial tinerfeña celebró ayer el juicio contra E.D.M., el cual está acusado de un delito de abuso sexual y otro continuado del mismo tipo en su sobrina menor de edad, cuando se encontraba en su vivienda, la cual se halla situada contigua a la de la familia de la niña, entre 1999 y 2000, en Icod el Alto (Los Realejos).

Según el escrito del Ministerio Fiscal, "el acusado, aprovechándose de que es tío de una menor de siete años y de que las viviendas de ambos son contiguas, en Icod el Alto y se comunican por la azotea y de que, a consecuencia de las buenas relaciones entre las dos familias, en fechas comprendidas entre los meses de septiembre de 1999 y el mismo mes de 2000, animado por el propósito de satisfacer sus deseos sexuales y cuando lograba quedarse con la niña a solas, solía desnudarla para, posteriormente, acariciarle los pechos y la zona vaginal, llegando en alguna ocasión a introducirle el dedo en la vagina, sentarla desnuda sobre sus rodillas, entre otras cosas. Durante el desarrollo de lo descrito, el acusado, a consecuencia de tales acciones eyaculaba en presencia de la menor".

Asimismo, prosigue el texto de la acusación alegando que "en el período comprendido entre las primeras fechas consignadas le introdujo el pene en la vagina sin llegar a penetrarla totalmente".

Por auto dictado por el Juzgado de Instrucción de La Orotava Número Dos se acordó el alejamiento del procesado respecto de la menor a una distancia inferior a 50 metros. Esta medida se prorrogó.

Piden 10 años de prisión

Para el Ministerio Fiscal, los hechos son constitutivos de un delito de abuso sexual estimando que se le imponga 10 años de prisión, así como de un delito continuado de abusos sexuales, por lo que solicita que se le imponga al procesado tres años por cada delito.

La acusación particular, por su parte, estimó que los hechos son constitutivos de al menos cuatro abusos sexuales solicitando dos años por cada delito, hasta un total de ocho años de prisión y una indemnización de 24.040 euros (cuatro millones de pesetas) como alternativa a la solicitud de diez años que pedía por el delito.

Según la abogada de la menor está acreditada, por lo menos una penetración que conllevó que la menor sufriera un desgarro y una hemorragia, aunque se estime que sólo fue un intento.