Internacional

Zinni rompe el cerco de Yaser Arafat en Ramala con el permiso de Ariel Sharon

El general y mediador norteamericano se entrevistó ayer con el líder de la ANP. Mientras esto ocurría, el Ejército continuaba su ofensiva. Los soldados mataron a no menos de 27 palestinos en distintas localidades de Cisjordania. Entre los muertos hay ancianos, mujeres y niños.

6/abr/02 22:21 PM
Edición impresa

Enfrentamientos

Los enfrentamientos más violentos tuvieron lugar en Naplusa, donde fallecieron por lo menos 15 palestinos de todo signo y condición. En el casco antiguo de Naplusa grupos de palestinos armados con fusiles hicieron frente a la poderosa maquinaria del Ejército, incluidos tanques y helicópteros, y en ese lugar fue donde se registraron más bajas. Los soldados impidieron que las ambulancias evacuaran a los heridos. Otro punto caliente volvió a ser Yenin, donde al menos murieron seis palestinos. Aquí los principales enfrentamientos tuvieron lugar en el campo de refugiados. La ofensiva israelí llevó al Ejército a ocupar otra localidad de Cisjordania, Tubas, de 20 mil habitantes, donde los soldados mataron a una niña de 13 años y a su abuela, lo que da una idea clara de lo indiscriminadas que son muchas de las operaciones del Ejército. Los helicópteros dispararon misiles en Naplusa, Yenin y Hebrón.

COLPISA, Jerusalén

El general y mediador norteamericano Anthony Zinni se entrevistó ayer con Yaser Arafat en Ramala rompiendo por primera vez el cerco que sufre el presidente palestino desde el 29 de marzo.

Mientras esto ocurría, el Ejército continuaba su ofensiva. A lo largo del viernes los soldados mataron a no menos de 27 palestinos en distintas localidades de Cisjordania. Entre los muertos hay ancianos, mujeres y niños.

La entrevista de Ramala no dio ningún resultado aparente, fuera de que las dos partes decidieron reanudar las conversaciones - sin la presencia de los israelíes - en las próximas horas.

La reunión con Arafat fue posible gracias al permiso que Zinni obtuvo de Ariel Sharon, una "concesión" que en algunos medios se interpretaba como una bofetada en la cara de la Unión Europea.

El jueves, el Josep Piqué suplicó a los israelíes en nombre de la UE que le permitieran entrevistarse con Arafat y Sharon se mostró inflexible. Sharon quiere imponer su voluntad con el apoyo de Washington pero Arafat no parece dispuesto a ceder.

Humo contra periodistas

Los soldados lanzaron granadas de humo contra los periodistas que trataron de acercarse a la residencia de Arafat para cubrir su entrevista con Zinni. Las expectativas diplomáticas no son buenas. Todos esperan con cierta ansiedad la próxima visita a la región del secretario Powell, que podría ser un nuevo fracaso.

El conflicto está tan enraizado que la única forma de salir de él pasa por una intervención enérgica de la comunidad internacional, pero EE.UU no está por la labor.

El alto el fuego es impensable si antes Israel no se compromete a abandonar los territorios ocupados en 1967 y nada parece apuntar a que Sharon - ni ningún otro político israelí - esté dispuesto.

En estas circunstancias no cabe sino esperar que la ofensiva militar contra las ciudades cisjordanas continúe y se intensifique. Así lo manifestaron varios ministros hebreos.