Actualidad

Los vecinos de El Rosarito habían denunciado el colapso del barranco

Las seis familias que recogieron ayer los vales de manos de los representantes de CONCAVE y Cáritas, tras las visitas oportunas a la zona, aseguran que ese día estaban fuera del barrio y agradecieron la "Campaña de EL DÍA, por las familias más necesitadas".

EL DÍA, S/C de Tenerife
9/abr/02 22:26 PM
Edición impresa

El movimiento vecinal integrado en la Confederación Canaria de Asociaciones de Vecinos (CONCAVE) y en la Confederación de Asociaciones de Vecinos, Consumidores y Usuarios de Canarias (Cavecan), conjuntamente con Cáritas Diocesana, entregaron ayer los vales a los seis hogares, gracias a la "Campaña de EL DÍA, por las familias más necesitadas".

Esta urgente campaña no se extenderá en el tiempo y durará, en cuanto a recepción de donaciones, hasta el lunes 15 de abril. Y la entrega total de lo recaudado concluirá antes del domingo 21.

Los habitantes en El Rosarito saben que están vivos de milagro. Se preguntan por qué las autoridades no han hecho caso de las repetidas denuncias que alertaban de la obstrucción del barranco "después de que Obras Públicas echara al cauce los escombros de la carretera de Santa María del Mar a Las Chumberas".

El presidente de la AA.VV Acorán, Francisco Sosa, mientras acompañaba a los vecinos que se han quedado sin casa a recoger los vales, aseguró que, desde el año 1995 ha solicitado por escrito a las autoridades que despejaran el barranco.

Los seis vecinos que recogieron los vales manifestaron que sus casas están inhabitables.

Así, Evaristo Pérez, que pertenece a La Laguna, con una familia de cuatro miembros, señaló que su casa ha quedado destrozada "y sólo ha quedado en pie la bombona". Aseguró que su familia se ha salvado porque estaban pasando el domingo fuera del barrio.

Juana Díaz, también de La Laguna, tiene 89 años y pasa los fines de semana en El Rosarito porque está en la Residencia de Mayores Santa Rita, pero ese domingo no bajó.

Ernestina Delgado, del mismo municipio, que tiene una familia de cuatro miembros, está acogida en casa de su madre y el pasado 31 de marzo estaba en Güímar.

También Vitaliano Martín, de Santa Cruz, con tres de familia, y Juan de la Rosa, de La Laguna, con dos hijos, agradecieron la ayuda.