Hora última

Murió Juan Ravina Méndez, un tinerfeño ejemplar que engrandeció la Isla


EL DÍA, S/C de Tenerife
11/abr/02 22:30 PM
Edición impresa
A la edad de 84 años, ayer falleció en esta Capital el gran tinerfeño Juan Ravina Méndez, miembro de una ilustre y querida familia de esta Ciudad.

La capilla ardiente ha estado instalada en el domicilio familiar y el sepelio está previsto para hoy, a las 12:00 horas, en la iglesia de San Francisco, de donde partirá la comitiva fúnebre hasta el cementerio de Santa Lastenia, donde recibirá cristiana sepultura

Ravina Méndez estaba casado con doña Maruja Cabrera Ramírez y era padre de cinco hijos. Si bien su labor se centró en el Cabildo y en la Caja de Ahorros, fundó el Club Oliver, fue director provincial de Cáritas Diocesana e impartió la docencia en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Laguna.

Entre sus múltiples distinciones cabe destacar la Medalla de Oro de la Isla de Tenerife, la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil, la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort y la Medalla al Mérito del Ahorro.

De Juan Ravina han de destacarse, entre otras muchas virtudes, su capacidad de trabajo, sacrificio, lealtad y preocupación por los demás; siempre tuvo sus puertas abiertas para recibir a quienes tenían problemas y defendió y enseñó a su familia la idea de "ser amigo de sus amigos". Así como el excepcional amor por la Isla, el Archipiélago y España.

Eminente jurista y abogado del Estado, Ravina Méndez llega al Cabildo como consejero en los años cuarenta y el 27 de noviembre de 1958 es nombrado presidente, cargo que desempeña hasta el 15 de noviembre de 1962. Esta etapa en la vida de Juan Ravina es de intensa dedicación a los problemas de Tenerife y su provincia y sus fecundos resultados hay que situarlos en el marco de dificultades de aquella época: escasez de recursos, trabas legales y administrativas, etc.

El fallecido encaró de frente los problemas más graves de Tenerife. Así, ante la insuficiencia y peligrosidad que representaba el Aeropuerto de Los Rodeos, pone en marcha el estudio riguroso de este asunto recabando los informes técnicos que habrían de llevar a la toma de decisiones sobre bases racionales que dieron lugar, años más tarde, a la existencia de otro aeropuerto, el del Sur. Las carreteras

Siguiendo en el campo de las comunicaciones, hay que recordar el éxito de sus gestiones para que las carreteras del Norte y del Sur de Tenerife fueran incluidas en la Red Azul del Plan Nacional, lo que se transformaría más tarde en nuestras actuales autopistas. Simultáneamente, el Cabildo amplió las vías insulares y llevó a cabo una actividad importantísima de apoyo a la electrificación de los núcleos rurales.

Las gestiones y actuaciones en el campo de la investigación y la cultura fueron igualmente importantes. Entre ellas destacan la creación del Instituto de Investigaciones Químicas de Tenerife y la construcción de un pabellón en el que se inició el desarrollo de la química orgánica, que después de sucesivas ampliaciones es actualmente la sede del Instituto de Bio - Orgánica Antonio González y González; la creación del Centro de Capacitación Agraria de Tacoronte, y la adquisición de la Casa de los Balcones. También hay que consignar las gestiones que dieron como resultado la instalación en Tenerife de Televisión Española, que entró en funcionamiento cuando ya había terminado su mandato.

Junto a su actuación en la política de fomento del Cabildo en todos los órdenes, de la que se han referido sólo algunos puntos, encontramos sus esfuerzos por la planificación económica, entre los que cabe destacar el Plan de Obras Hidráulicas o los de racionalización del arcaico sistema de arbitrios insulares. Precisamente, empeñado en llevar adelante las transformaciones posibles en interés de la modernización de esos recursos, hubo de defender la autonomía y la dignidad de esta Corporación hasta el punto de renunciar al cargo de presidente, dando ejemplo de honradez, generosidad y patriotismo que es justo destacar.

Siendo importante la contribución de Juan Ravina al progreso de Tenerife desde el cargo de presidente del Cabildo, sus dilatados servicios a la Caja de Ahorros, bajo cuya presidencia se fusionó con la Caja de Ahorros de La Palma y se transformó de Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Santa Cruz de Tenerife en Caja General de Ahorros de Canarias, extendiendo su red por todas las Islas y fuera de ellas, se adquirieron los solares y se construyó el edificio que es su sede actual, no son menos importantes.

El despegue y el crecimiento, cada vez más acelerado, de CajaCanarias tiene su inicio en el período que preside Juan Ravina, en el que la Caja está asociada a empresas insulares de gran relieve, como es el caso de los Polígonos Industriales de Güímar y Granadilla, y se desarrolla de forma muy significativa su Obra Social y Cultural.

Condolencias

El actual presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, manifestó ayer que la muerte de Juan Ravina supone una pérdida irreparable para la sociedad isleña y añadió que en la Institución Insular, de manera especial, se siente de forma profunda su fallecimiento.

Idéntico pesar se manifestaba entre los directivos y empleados de CajaCanarias, así como en otros organismos e instituciones.

Reciban las sentidas condolencias de EL DÍA su viuda, doña Maruja, sus hijos Juan, Maruja, Guillermo, Clara y, especialmente, José Luis, antiguo y apreciado colaborador de esta Casa; así como todos los miembros de tan estimada familia.