Actualidad

Siguen de PRESTADO

Las ayudas recogidas gracias a la campaña "EL DÍA, por los más necesitados" para ayudar a los damnificados del temporal ha beneficiado ya a 137 familias. Ayer recibieron los vales canjeables por muebles 37 vecinos de La Alegría, Valleseco y San Andrés, de manos de CONCAVE, CAVECAN y Cáritas, tras las visitas oportunas.

EL DÍA, S/C de Tenerife
12/abr/02 22:31 PM
Edición impresa

Treinta y siete nuevas familias damnificadas por el temporal del 31 de marzo recibieron ayer los vales, canjeables por muebles de primera necesidad, en los barrios de La Alegría, San Andrés y Valleseco, de manos de los representantes del movimiento vecinal - integrado por las Confederaciones Canaria de Asociaciones de Vecinos (CONCAVE) y de Asociaicones de Vecinos, Consumidores y Usuarios de Canarias (CAVECAN) - junto con Cáritas Diocesana, que seleccionan a los más necesitados después de realizar visitas y entrevistas personales a los afectados.

Las ayudas recabadas, gracias a la colecta iniciada por EL DÍA, ha permitido que otras 17 familias del barrio de La Alegría, 11 de San Andrés y 9 de Valleseco puedan disponer de recursos para reponer los enseres de su casa, debido a que han perdido casi todo en la riada. Las familias de La Alegría que ayer recogieron las ayudas han sido desalojadas de sus hogares y viven "de prestado".

Acogidos temporalmente

Las diecisiete declararon que están acogidos temporalmente con familiares, amigos o en los lugares que les ha adjudicado el Ayuntamiento.

En concreto, las familias de dos hermanas del barrio de La Alegría, de seis y tres miembros respectivamente, se encuentran desde el día 1 de abril en la Pensión Berlín de la Capital. El Ayuntamiento instaló a todos los que vivían en casa de Rosa Peña Fumero y de María del Carmen Peña Fumero en la pensión porque la catástrofe arrasó sus viviendas.

Ellas manifestaron a este periódico que no conocen el futuro que les espera porque hoy vence la fecha de alojo provisional en la pensión. No obstante, la concejal del Ayuntamiento capitalino responsable de Asuntos Sociales, Rosario Pino, aseguró ayer a EL DÍA que la fecha dada inicialmente no es definitiva porque aún está por definir qué medida adoptan para estos casos.

Asimismo, las familias de los tres hermanos Mesa Enrique, Concepción, José y Juan, con tres, 4 y uno de familia, respectivamente, están alojados en casas de otros familiares y amigos. La riada se llevó por delante su vivienda y agradecieron los vales para los muebles, pese a que todavía no disponen de un lugar definitivo para vivir.

Cuatro en una habitación

De estos, José Mesa Enrique y su esposa han sido alojados en la residencia de ancianos Virgen del Camino de Santa Cruz, mientras que sus dos hijos se encuentran repartidos con otros familiares.

En cambio, Josefina Camacho, con una familia de cinco miembros, ha dejado a una de sus hijas en casa de la abuela y los otros cuatro se ven obligados a hacer juntos la vida en la única habitación que se ha salvado de la casa. Indicó que la ayuda recibida ayer aliviaría las carencias que padecen en la actualidad.

Carmen Delia Rodríguez Afonso y su marido también han sido desalojados de su hogar y ahora viven en casa de un compañero de trabajo. Sixta Antonia Mújica, con 7 de familia y María Antonia Justo Pérez, con 4, también han sido amparados con familiares.

El Ayuntamiento ha prestado una casa de alquiler a J.R.D., para que esté allí provisionalmente con su mujer e hijo.

Roque Celso de León, que vivía en Valle Tahodio también perdió los enseres de su casa. Asimismo, los miembros de las casas de Carmen Herrera Medina y Mercedes Pérez, con cuatro de familia cada una, están repartidos entre conocidos. Por último, los cuatro miembros de la familia de Esther Rodríguez Hernández se han visto obligados a vivir en casa de una tía y Margarita Padrino, que está esperando su segundo hijo, ha sido acogida con los padres de su marido.