Actualidad

Venezuela cambia de Gobierno

El líder empresarial Pedro Carmona toma las riendas del país, encabezando una junta de transición que convocará elecciones antes de un año. Chávez continúa detenido en Fuerte Tiuna, mientras se oyen voces que aseguran que no firmó ninguna renuncia.

EFE, Caracas
13/abr/02 22:33 PM
Edición impresa

El presidente del Gobierno cívico-militar de transición de Venezuela, Pedro Carmona, anunció que convocará a elecciones legislativas antes de un año y a presidenciales a continuación, con el fin de que el país sienta que se normaliza.

Carmona, colocado en el cargo por los militares que el jueves desconocieron la autoridad del presidente constitucional Hugo Chávez, firmó el acta constitutiva de la Junta de Transición y señaló que el 25 de abril tomará juramento a su equipo ministerial.

El nuevo gobernante, instalado ya en el palacio de Miraflores, no adelantó la composición de la Junta, aunque manifestó que podría desvelar algunos nombres en la alocución que tenía previsto dirigir al país en cadena de radio y televisión, la forma preferida por su antecesor.

Carmona pareció dispuesto a borrar en lo posible cualquier referencia al régimen derrocado y aseguró que una de las primeras cosas que hará será anular el término "Bolivariana" del nombre de la nación y dejarlo en República de Venezuela.

Se mostró dispuesto a anular decisiones tomadas por la anterior Administración y a reincorporar a las Fuerzas Armadas a los oficiales "jubilados" tras pronunciarse contra Chávez, a principios del año. Carmona prometió que su "transitoria gestión se desarrollará con amplitud, pluralismo, y mucho apego al Estado de Derecho y a los valores éticos y morales". Mientras Carmona se instalaba en el palacio presidencial, la policía detenía al ex ministro del Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chacín.

También fue detenido Ronald Blanco, gobernador del estado Táchira, fronterizo con Colombia, que defendió ayer la legitimidad de Chávez, y se busca a otros funcionarios relevantes para arrestarlos. Este viernes también fueron detenidos dos de los francotiradores, uno de ellos el concejal Richard Peñalver. Todos, al igual que Chávez, permanecerán custodiados por el Ejército hasta que se investigue su participación y responsabilidad en los acontecimientos.

El ex presidente se entregó finalmente a tres generales en el palacio de Miraflores, la sede del gobierno, sobre las 3:50 horas de la madrugada. Las nuevas autoridades intentaban ayer buscar un mecanismo apropiado para decidir el futuro del ex presidente, mientras empezaban surgir dudas sobre su supuesta renuncia. Un alto funcionario chavista, que requirió el anonimato, dijo ayer Chávez "no firmó la renuncia" que le presentaron los militares. El citado, que pasó junto a Chávez las últimas horas en el palacio, dijo que lo ocurrido "fue un golpe de Estado en toda la regla". Añadió que "no firmó ninguna renuncia, le ofrecieron firmar esa mierda y él se negó".

El balance final de los enfrentamientos fue de, al menos, doce muertos, y 110 heridos, entre ellos un español oriundo de Galicia, que se encuentra en coma.