Internacional

Un atentado suicida en Jerusalén, con seis muertos, saluda la llegada de Powell

La explosión tuvo lugar en una estación de autobuses, cerca del mercado central, dos lugares que en esos momentos estaban abarrotados. Esta vez fue una mujer la que accionó la bomba que llevaba encima. El secretario de Estado de EE.UU no llegó a ningún acuerdo con Sharon.

COLPISA, Jerusalén
13/abr/02 22:35 PM
Edición impresa

Colin Powell inició ayer sin demasiadas ilusiones un nuevo esfuerzo mediador en Oriente Próximo dedicando la jornada a entrevistarse con las máximas autoridades israelíes.

El secretario de Estado fue recibido con un atentado suicida en el centro del sector judío de Jerusalén que se cobró la vida de seis personas y dejó heridas a más de medio centenar.

La explosión tuvo lugar en una estación de autobuses, cerca del mercado central, dos lugares que en esos momentos estaban abarrotados. Esta vez fue una mujer la que accionó la bomba que llevaba encima.

El atentado se lo atribuyeron las Brigadas Al Aqsa, las milicias de Fatah, la formación de Yaser Arafat. La autora del atentado era, al parecer, originaria del campo de refugiados de Jenin, donde en los últimos días han muerto un número muy elevado de palestinos.

En la oficina de Arafat en Ramala, donde el presidente palestino se encuentra recluido desde el 29 de marzo, se indicó que el atentado era un mensaje para Ariel Sharon de que la campaña militar que lleva a cabo en Cisjordania no acabará con la violencia.

En círculos palestinos también se afirma que Powell debería reconsiderar las prioridades de su viaje. Si centra sus entrevistas en acabar con la violencia y no en la aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad, su viaje está condenado al fracaso.

Durante más de cuatro horas estuvieron reunidos Sharon y Powell y no consiguieron llegar a ningún acuerdo. Esta circunstancia apunta a que la visita de Powell difícilmente va a tener resultados positivos.

El secretario de Estado pretendía arrancar del primer ministro un compromiso sobre la retirada del Ejército de la Autonomía palestina, pero Sharon se mostró inflexible en este punto y reiteró a su interlocutor que de momento no piensa evacuar las tropas.

"Deseo que podamos hallar una senda para alcanzar un acuerdo en este punto de la duración de las operaciones y volver a un camino que nos conduzca a un arreglo político", declaró Powell tras la reunión.