Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Fracasa la moción contra el Gobierno francés por su gestión de la protesta de los "chalecos" leer

Prisión incondicional e incomunicada para Gil por malversación de fondos públicos

La fiscal Anticorrupción Belén Suárez ha pedido al juez Juan del Olmo que mantenga a Gil entre rejas hasta las 17:00 del próximo viernes, cuando está previsto que finalicen una serie de diligencias relativas a este caso, cuyas actuaciones ha declarado secretas el magistrado.

17/abr/02 22:43 PM
Edición impresa

La querella

La querella afirmaba que Gil, "con el objeto de enriquecerse personalmente y valiéndose del puesto que ocupaba como alcalde de Marbella desde 1991, llevó a cabo de forma sistemática durante ese mismo año y hasta 1995 una detracción de fondos del Ayuntamiento". Para ello, según Anticorrupción, "en ocasiones desvió fondos del Ayuntamiento que dirigía a sus propias cuentas bancarias o a las sociedades de su propiedad o por él controladas, y en otras ocasiones se valió de personas de su íntima confianza que figuraban como preceptores de las cantidades, que finalmente acababan bajo su dominio". Una vez conocida la decisión del juez de enviar a Gil a prisión, el abogado del alcalde, Horacio Oliva, aseguró que lo ocurrido con su cliente forma parte de la "guerra a muerte" entablada entre éste y la Fiscalía Anticorrupción.

EFE, Madrid

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ordenó ayer, a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, el ingreso en prisión incondicional e incomunicada del alcalde de Marbella, Jesús Gil, por los supuestos delitos de malversación de fondos públicos del Ayuntamiento marbellí y falsedad.

Según informaron fuentes jurídicas, la fiscal Anticorrupción Belén Suárez ha pedido al juez que mantenga a Gil en prisión incomunicada hasta las cinco de la tarde del próximo viernes, fecha en la que está previsto que finalicen una serie de diligencias relativas a este caso, cuyas actuaciones ha declarado secretas el magistrado.

Después de dictar el auto de prisión, Del Olmo consultó a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias sobre qué establecimiento reúne las mejores condiciones para acoger a Gil, aquejado de hipertensión, según las mismas fuentes.

Prisiones contestó que, si bien las enfermerías son iguales en todos los centros, la mejor opción es Alcalá-Meco, porque es la cárcel más cercana a un hospital - el Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares - en el que tratar a un enfermo con su perfil médico, a quien sus familiares le hicieron llegar por la tarde la medicación que toma habitualmente.

Dos de los hijos de Gil, Oscar y Miriam, acompañaron a la Audiencia Nacional a su padre, que tras ser interrogado por el juez y la fiscal pudo tomarse un bocadillo a la espera de ser trasladado a prisión.

Gil había llegado pasadas las once de esta mañana a la sede del tribunal conducido por la Policía Judicial y declaró durante cuatro horas ante Del Olmo en relación con una querella que la Fiscalía Anticorrupción presentó el 8 de febrero de 2001 por un supuesto delito de malversación de caudales públicos en el Ayuntamiento de Marbella por valor de unos 4.400 millones de pesetas.