Tenerife Norte
JOSÉ FERNANDO DÍAZ MEDINA *

Turismo en Icod: el trabajo está por hacer


17/abr/02 18:23 PM
Edición impresa

RESULTA DIFÍCIL intentar exponer con brevedad el panorama actual del sector turístico en Icod de los Vinos. Lejos de ser el resultado de una programación, nos encontramos a merced de circunstancias y casualidades que el propio viajero nos muestra al recalar ocasionalmente por nuestro territorio.

En primer lugar, habría que mejorar la política comunicativa y apostar por calidad, calidad informativa que exprese profundización de contenidos y servicios, con la finalidad cierta de satisfacer la segmentación de las audiencias. Sencillamente, dar provecho a nuestros recursos. Difundir los rincones de naturaleza exuberante y acogedora. Antiguas casonas y pintorescos patios canarios. Visitas al museo parroquial de San Marcos, Parque Lorenzo Cáceres y la recoleta Plaza de la Pila. Disfrutar del Drago Milenario, los tubos volcánicos o el recorrido por senderos entre bosques de pinares y vegetación autóctona. Todo esto es posible.

Como vemos, a pesar de los numerosos encantos que atesora nuestro Icod de los Vinos, y que convierte a esta localidad en una referencia clara con proyección turística de la Isla, el gobierno local está dando palos de ciego, provocando, con su ineficacia, un triste espectáculo que pone en muy mal lugar el buen nombre de la ciudad. Para el año 2003, el PSOE deslizará los mismos gestos y palabras que en 1999, reiterando incumplimientos y promesas, desconciertos y pasotismos, sumergidos bajo un perverso juego electoral sin retorno.

Debe señalarse que, al menos de momento, no parece percibirse signos que permitan anticipar cambios importantes en estas pautas y tendencias del PSOE, escenarios que probablemente mantendrán, e incluso agudizarán, con mayores despropósitos en los próximos meses. Esto muestra la verdadera cara de una realidad caracterizada por la postergación de la inversión pública estratégica, indispensable para la contribución de los estímulos que demanda la iniciativa privada y, por tanto, la consiguiente modernización en su aparato productivo.

El turista que hoy llega a nuestro Norte, anhela una prestación de servicios de calidad y, al mismo tiempo, un abanico de atractivos que consoliden definitivamente peculiaridades de nuestro territorio con respecto a otras ofertas. Toda política exige determinadas actitudes. Pero nada se habrá conseguido, si los dirigentes locales mantienen una postura alejadas del apoyo que las propuestas racionales requieren.

Por su trascendencia histórica, Icod de los Vinos tiene que figurar entre los lugares con mayor protagonismo dentro del nuevo enfoque turístico que está experimentando Tenerife. Los auténticos fenómenos innovadores del sector turístico están teniendo lugar en otras vertientes y se fundamentan en romper esquemas tradicionales y en adueñarse de las ventajas competitivas a medio y largo plazo. La Isla Baja es un ejemplo muy claro y novedoso del buen hacer. En esta zona entrañable de Tenerife se están realizando las cosas con gran eficacia. Los ayuntamientos correspondientes y el Cabildo han puesto en marcha un programa de desarrollo armónico y coherente, con medidas prudentes e integradoras, encaminándose en una proyección sólida de un nuevo producto de calidad.

En Icod, es fundamental la ejecución de un Plan Estratégico de Desarrollo Turístico para los próximos cinco años, con el objetivo claro de equiparar la ciudad a otros destinos o itinerarios insulares. Por esta razón, es indispensable que el tejido económico representado por los empresarios locales, los políticos y los icodenses en general se unan y se crean de una vez por todas las potencialidades de una tierra con enormes recursos, unas apreciadas tradiciones, una riqueza cultural, gastronómica y folclórica capaz de resultar atractiva a nuestros visitantes.

Otra asignatura política por aprobar es la playa de San Marcos. Punto turístico de primer orden, y para que en la misma pueda ondear nuevamente el distintivo de Bandera Azul el gobierno socialista debe esforzarse en conseguir una playa en perfecto estado, que presente garantías ecológicas y ambientales para la próxima estación veraniega. El recinto costero debe contar con un gran equipo de socorristas y responsables de primeros auxilios, que estén siempre alerta para prevenir cualquier tipo de incidente que ponga en peligro la vida de los usuarios. A estos criterios mínimos legislativos, se unen los servicios relacionados con la seguridad ciudadana, la limpieza, equipamiento, accesos y servicios sanitarios. El trabajo está por hacer.

* Portavoz de Coalición

Canaria en Icod de los Vinos

JOSÉ FERNANDO DÍAZ MEDINA *