Actualidad

Carmona: "Actué con buena fe"

El empresario que presidió Venezuela durante 28 horas aseguró ayer, tras abandonar la prisión militar para cumplir arresto domiciliario, que su intención al asumir la Presidencia fue "conducir una rápida transición que devolviera la paz" a su país.

Agencias, Buenos Aires/Caracas
17/abr/02 22:42 PM
Edición impresa

El empresario Pedro Carmona, que presidió Venezuela durante 28 horas, dejó la prisión militar para cumplir arresto domiciliario, al igual que los ministros civiles de su gabinete, en un gesto esperanzador de Chávez.

Carmona aseguró ayer a una radio de Buenos Aires que es un "demócrata convencido", y que su intención al asumir la Presidencia durante el intento de derrocar a Hugo Chávez fue "conducir una rápida transición que devolviera la paz" a su país.

Desde su casa, Carmona pidió a Chávez que inicie "un profundo proceso de revisión de sus políticas", porque, según consideró, la sociedad venezolana "se encuentra totalmente fracturada y necesita una reunificación".

"Mi llegada a Miraflores no fue fruto de una conspiración ni de una rebelión, sino de un momento de caos político y social en el que se había generado un vacío de poder", aseguró Carmona a radio Mitre.

En este sentido, agregó que actuó con "absoluta buena fe" y "fervor democrático", pese a que una de sus primeras medidas cuando asumió el cargo fue disolver el Parlamento, dominado por seguidores de Chávez.

"Por distintas circunstancias que luego se valorarán, los acontecimientos impidieron la consolidación de una rápida transición que pretendía acortar los plazos para convocar unas elecciones legislativas y presidenciales. Soy un demócrata convencido, un hombre de una actitud recta y honesta que quiere el bienestar del país. Eso fue lo que movió mi conducta siempre", sostuvo.

Por otra parte, Carmona reconoció que ha recibido un trato "digno" en su arresto, y que su salud "no corre peligro". "En todo momento se me ha brindado un tratamiento justo, adecuado y excelente, con apego y respeto a los derechos humanos", señaló.

Por otra parte, el ministro de Defensa venezolano, José Vicente Rangel, confesó ayer que la actuación de los militares de bajo rango permitieron el rescate de Chávez durante el golpe de estado.

Rangel dijo a un diario extranjero que la operación de "rescate" del presidente fue "relativamente fácil", pues los oficiales de menor graduación rechazaban las disposiciones de su jerarquía.

Sostuvo que "había un gran rechazo de la oficialidad baja y media al golpe de la cúpula militar". "Esa oficialidad fue despreciada por ésta y reaccionó ante lo que se hizo con el presidente Chávez y también ante la entrega del Gobierno a Fedecámaras".

El ministro reveló que el operativo para llevar de vuelta al mandatario al poder comenzó el mismo viernes pasado, desde la base militar de Maracay.