Tenerife Sur

Vecinos de La Postura canalizarán las quejas contra el centro de salud de Adeje

La Asociación Piedra Redonda invita a los residentes a plantear sus denuncias sobre las carencias del equipamiento sanitario, con el objetivo de trasladar el malestar al Ayuntamiento y a la Consejería de Sanidad para que busquen una solución a esta falta de recursos.

EL DÍA, Adeje
19/abr/02 19:07 PM
Edición impresa

La asociación de vecinos Piedra Redonda, de La Postura, va a iniciar una campaña para coordinar las quejas por las carencias que padece el centro de salud de Adeje. Para el colectivo, dicho equipamiento no responde a las necesidades reales de la creciente población del municipio y quieren trasladar su malestar al Ayuntamiento y a la Consejería de Sanidad.

La nueva junta directiva desea escuchar las demandas de los residentes y trabajar para mejorar la convivencia y la calidad de vida en el barrio. La entidad cree prioritario reivindicar mejoras en las prestaciones sanitarias. En esa línea, aclara que no quiere criticar al personal; "sólo deseamos hacer constar la mala gestión, la falta de criterio, así como la carencia de personal administrativo y sanitario cualificado (...)".

Desde "Piedra Redonda" indican que "de todos es conocido el problema de la atención al ciudadano que tiene dicho centro, que, por cierto, tiene capacidad suficiente" para ofrecer más servicios médicos. El colectivo demanda también una matrona, un ginecólogo, un traumatólogo y más pediatras.

La asociación repartirá por cada domicilio un escrito invitando a los vecinos a opinar sobre el asunto y a dirigir sus quejas a la ludoteca del barrio, que está en el edificio Pisuerga.

El director del centro, Santiago Feo, matiza que las especialidades competen al Centro de Atención Especializada de El Mojón y que las reivindicaciones deben ser planteadas a diversos organismos de la Consejería de Sanidad.

A su juicio, las carencias se deben a que los recursos que llegan al centro se aportan en base a unos datos que no se ajustan a la población real. Aclara que, además de los residentes, existe un gran flujo de peninsulares o extranjeros, por ejemplo, que pasan temporadas en la localidad y después se van. Para Feo, esa realidad es muy difícil de calcular y desborda al personal.