Actualidad

186 familias con vales

Veinte hogares más han recibido la ayuda de la campaña "EL DÍA, por las familias más necesitadas", de manos de Cáritas Diocesana, CONCAVE y CAVECAN, después de visitar los domicilios afectados.

20/abr/02 22:48 PM
Edición impresa
DESPLAZADOS
Con familiares o en hotel

B.R.R, junto con su marido y sus tres hijos, está viviendo en una casa alquilada en Los Campitos. Asimismo, Benigna Pérez y sus hijos tienen que vivir con su madre. Su casa, que está en la zona de La Meseta, en la parte alta, sufrió grandes daños en el temporal. Pese a que su hogar está inhabitable, señaló que comprará colchones para poder dormir. María Candelaria Fernández, de Valleseco, tiene la casa apuntalada y está acogida con un familiar. María del Rosario Castilla, con una familia de cuatro miembros, ha estado en el recinto ferial desde el principio. Su vivienda quedó totalmente destrozada porque la tromba de agua entró por detrás y arrasó todo lo que encontró a su paso, tal y como relató la propia afectada. Milagros Ruiz, de El Rocío, está alojada en el hotel Neptuno. A.T.R, de El Cercado; M.F.S, de Valleseco, y Candelaria Fernández, del mismo barrio, con una familia de seis personas, también están acogidos con familiares.

EL DÍA, S/C de Tenerife

Damnificados de Los Lavaderos, Valleseco, Las Retamas, San Andrés, María Jiménez, La Alegría, Barrio Nuevo, Los Campitos y del barrio de La Salud han sido otros beneficiarios de las ayudas procedentes la campaña de "EL DÍA, por las familias más necesitadas".

Hasta ahora son 186 las familias que han recibido los vales, para canjear por enseres de primera necesidad, de manos de Cáritas Diocesana y del movimiento vecinal integrado por la Confederación Canaria de Asociaciones de Vecinos (CONCAVE) y la Confederación de Asociaciones de Vecinos, Consumidores y Usuarios de Canarias (CAVECAN), que han realizado las entregas después de visitar los hogares afectados.

María Almenara, de La Alegría, con una familia de cuatro miembros, y Lucía Sánchez, que vive sola en el mismo barrio, agradecieron la ayuda para comprar muebles. Por su parte, Encarnación Cubas, con dos hijos menores, relató la angustia que vivió al regresar a su hogar el 31 de marzo, después de pasar el día en Candelaria.

A.G.F, de San Andrés, tiene toda la casa llena de lodo. Aseguró que comprará ropa para los cuatro miembros de su familia y muebles para la casa. Marta Dionisio Rodríguez, de Cueva Roja, también ha perdido los muebles.

Asimismo, la vivienda de Nereida González Hernández, que vive con su marido y su hijo en Barrio Nuevo, también se llenó de lodo y, por este motivo, se ha quedado sin los muebles de su hogar.