Nacional

Aprobado el proyecto de ley de partidos que permite el uso retroactivo contra Batasuna

El ministro de Justicia, Ángel Acebes, dispuesto a aceptar en el Parlamento los cambios "técnicos" que propongan los socialistas, pero no a modificar los aspectos "esenciales" del proyecto y confirmó que el "objetivo fundamental" es situar fuera de la ley a la formación independentista.

COLPISA, Madrid
20/abr/02 22:50 PM
Edición impresa

El Gobierno ignoró la recomendación del Consejo de Estado y aprobó el proyecto de reforma de la ley de partidos con la disposición que permite la aplicación retroactiva de la norma. Los cambios introducidos en el texto son mínimos, limitados a cuestiones gramaticales y precisiones jurídicas. El ministro de Justicia se mostró dispuesto a aceptar en el Parlamento los cambios "técnicos" que propongan los socialistas, pero no a modificar los aspectos "esenciales" del proyecto.

Ángel Acebes confirmó que el "objetivo fundamental" del Gobierno es situar fuera de la ley a Batasuna y para garantizar esta finalidad tomó todas las cautelas, hasta la posibilidad, incluida en la disposición transitoria, de una aplicación retroactiva de la norma. El ministro negó que sea ésta la intención de la norma, sino impedir que mediante un cambio de nombre se pueda burlar la ley.

El Consejo de Estado, la minoría del Consejo del Poder Judicial, numerosos juristas, el PSOE y CiU consideran, sin embargo, que la interpretación es que la ley se podrá aplicar por hechos anteriores a su entrada en vigor.

"La constitución, en fecha inmediatamente anterior o posterior a la entrada en vigor de la presente ley orgánica, de un partido político que continúe o suceda la actividad de otro ya inscrito, realizada con la intención fraudulenta de evitar la aplicación a éste de las disposiciones de esta ley, no impedirá dicha aplicación", señala la disposición transitoria. Es decir, que si un partido, Batasuna en este caso, cambia de nombre para soslayar la ley, se podrá pedir su ilegalización por la actividad previa al cambio de denominación. Esta lectura es la que lleva a sostener que la ley abre la puerta a su aplicación retroactiva.

Aznar admitió esta posibilidad cuando dijo que al día siguiente de aprobarse firmará la solicitud de ilegalización, una petición que sólo podría fundamentarse en los actos anteriores de Batasuna.