Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Blázquez: "La Iglesia admite los abusos y tiene la firme decisión de erradicarlos" leer

Diálogo, diálogo, diálogo

La Octava Isla se enfrenta a una de sus peores encrucijadas con el hándicap de tener a la población dividida. Por ello, el primer objetivo de Hugo Chávez, según los participantes en el debate, debe ser buscar la unidad con cordura y gobernando para todo el país.

21/abr/02 22:50 PM
Edición impresa

Los sucesos acaecidos a lo largo de los últimos diez días en Venezuela han vuelto a poner en duda la capacidad de su actual presidente, Hugo Chávez, para sacar a la Octava Isla de la crisis en la que lleva sumida desde hace más de tres lustros.

Esta incertidumbre preocupa en Canarias, pues son mu-chos los isleños allí asentados y, por ende, los lazos que unen al Archipiélago con aquel país. Por ese motivo, EL DÍA abrió esta semana su mesa de debate al análisis de lo sucedido el 11 de abril y, fundamentalmente, para reflexionar sobre lo que puede ocurrir a partir de ahora.

Como en todo debate, se expusieron distintas opiniones sobre los motivos que provocaron la salida temporal de Hugo Chávez de la Presidencia del Gobierno. Sin embargo, las discrepancias se dejaron a un lado cuando se trató de vaticinar el futuro. Todos pidieron unidad, cordura y, sobre todo, diálogo, mucho diálogo.

El presidente del PNC, Juan Manuel García Ramos, defendió desde el primer momento la labor de Hugo Chávez, aunque advirtió de que él no era ni chavista ni antichavista, sino provenezolano. Apostó porque "el pueblo encuentre su rumbo y salga del laberinto en el que lleva metido desde el 17 de diciembre de 1930, día en que muere Simón Bolívar y Ponte".

En este sentido, rechazó "los aventurismos" y solicitó "unidad y cordura, para salir del laberinto por la vía democrática", lo que, según dijo, "implicará sacrificios, pero es la vía menos imperfecta".

Reyes Álamo, periodista y residente en Venezuela durante 36 años, también apeló a la cordura y al diálogo, pero se mostró bastante escéptico sobre la capacidad de Hugo Chávez para liderar esta nueva etapa. A su juicio, el primer discurso del presidente venezolano a su vuelta al Palacio de Miraflores fue conciliador, pero "el problema está en que siempre ha dicho que se le juzgue por sus hechos y no por sus palabras". Visto lo visto, dijo Álamo, "esperemos que esta vez cambie y haya que hacerlo por sus palabras y por su voluntad de rectificar y gobernar para todo el país".

En su primera intervención, apuntó que la debilidad de Chávez ha venido provocada por la pérdida de confianza y respaldo del Ejército, "su partido político".

También llamó la atención sobre la ausencia de un líder dentro de la oposición, oposición que después de lo sucedido "ha quedado muy tocada y desmembrada. Todo el mundo - agregó - había puesto su confianza en Pedro Carmona, hasta ese momento presidente de Fedecámaras, pero éste engañó a todo el mundo".

"El futuro lo veo muy negro"

Benito Codina, vicesecretario de Acción Electoral y Formación del PP canario, quien tuvo la oportunidad de vivir en directo los sucesivos cambios al frente del Gobierno de Venezuela producidos entre el día 11 y 14 de abril, fue tajante: "el futuro lo veo muy negro, pues la quiebra social que existe en aquel país no se va a resolver con un cambio de actitud de Hugo Chávez".

Codina hizo especial hincapié en "el fenómeno de quiebra social" que existe en la Octava Isla, "que se ha ido acentuando en los últimos años", y que, en su opinión, provocó que el pasado día 11 de abril se produjera "una auténtica explosión social, más allá de un hecho político".

También se refirió a otro fenómeno latente en Venezuela: la inseguridad ciudadana. Para Benito Codina, esos días, sobre todo una vez que Pedro Carmona renuncia a la Presidencia del Gobierno, los saqueadores aprovecharon la inestabilidad política para campar a sus anchas y dedicarse al robo impune de los bienes ajenos.

El presidente de la Casa de Venezuela en Tenerife, Ra-fael Becerra, compartió con Benito Codina que el futuro es "más que negro". No obstante se mostró esperanzado porque "el país es joven y con toda la riqueza del mundo".

Becerra abogó también por lograr el consenso de los dos bandos que ahora mismo están enfrentados, consenso que, según indicó, "debe estar precedido por un diálogo cierto y real, no porque se le hayan visto las orejas al lobo".

El presidente de la Casa de Venezuela en Tenerife explicó que lo ocurrido el pasado 11 de abril se debe a que "las políticas de Chávez no se han correspondido con las expectativas que creó cuando asumió la Presidencia del Gobierno. No ha dado respuesta a los problemas del país, donde cada vez hay más pobres", insistió.

Se refirió, igualmente, a la inseguridad y advirtió de que durante el tiempo que estuvo Carmona al frente del país no hubo saqueos, sino que se produjeron cuando retornó Chávez. "En ese momento - dijo - , es cuando el pueblo que sale a la calle está formado por descamisados, que no representan al país, porque ni siquiera están censados".

El fenómeno de la inseguridad

Reyes Álamo también mencionó en una de sus intervenciones el fenómeno de la inseguridad y explicó que "en Venezuela están los chavistas, los antichavistas y después un grupo muy importante, donde hay mucho indocumentado, al que le importa un pito todo, pues lo único que quiere es saquear y saquear".

La antropóloga Carmen Ascanio, quien también se mostró esperanzada en que se pueda llegar a una solución a través del diálogo, no pudo evitar, sin embargo, manifestar algunas dudas sobre la capacidad de Hugo Chávez para lograrlo, pues, en su opinión, se trata del "típico líder populista y mesiánico, y la solución no pasa por ahí".

Ascanio afirmó que "el deterioro de Venezuela es un proceso iniciado a principios de los 90 que se ha ido desarrollado día a día. La sociedad - agregó - había estado viviendo hasta entonces un sueño y se despertó. Con Chávez sucede algo similar, el pueblo se ha vuelto a despertar de otro sueño y ahora tiene miedo al futuro".

Preguntados los participantes sobre la oportunidad de convocar nuevas elecciones, dijeron que éste no es el mo-mento para abrir un proceso de este tipo. También salió a relucir la tesis de que todo lo ocurrido ha sido producto de un autogolpe diseñado por el propio Hugo Chávez.

Aunque al principio hubo ciertas reservas a hablar de este asunto, algunos de los invitados no desecharon esta idea e incluso aportaron determinados datos, como que Chávez no estuvo en los lugares donde se dijo que había sido recluido, que refuerzan esta tesis.

Por último, hay que señalar que la cónsul de Venezuela en Tenerife, invitada a este debate, disculpó su asistencia por tener prohibido hacer declaraciones por parte del embajador, con quien también se intentó hablar, pero sin éxito.