Nacional

ETA hace estallar un coche-bomba en Getxo, el cuarto, sin causar víctimas

El vehículo explotó frente al chalé donde vive la madre de Cosme Delclaux, el joven abogado que fue secuestrado por la banda terrorista en 1996 y liberado tras el pago de un rescate, hechos que comenzarán a ser juzgados el próximo día 29 en la Audiencia Nacional.

EFE, Madrid
21/abr/02 22:51 PM
Edición impresa

ETA hizo explotar ayer un coche-bomba, cargado con una cantidad aproximada de treinta kilogramos de explosivo, ante el domicilio en Getxo (Vizcaya) de la madre de Cosme Delclaux, abogado que permaneció secuestrado por ETA entre el 11 de noviembre de 1996 y el 1 de julio de 1997.

El atentado, que no causó daños personales, tuvo lugar nueve días antes del inicio del juicio que se seguirá en la Audiencia Nacional por el secuestro de Delclaux y un día después de que el Gobierno aprobara el proyecto de reforma de la Ley de Partidos, cuyo objetivo es la ilegalización de Batasuna.

Con el de ayer, son cuatro los coches-bomba colocados por ETA en la misma zona de Getxo, Neguri, un barrio residencial en el que residen numerosos ciudadanos pertenecientes al mundo del empresariado, las finanzas y la política. Es el segundo que hace explosión en la proximidad de una vivienda de la familia Delclaux.

El coche en el que los terroristas colocaron el artefacto, un Ford Fiesta granate con placas dobladas y que había sido sustraído en Lekeitio (Vizcaya) el pasado 11 de abril, hizo explosión en la calle Manuel María de Smith y causó graves destrozos en el chalet donde reside la madre de Cosme Delclaux y daños importantes en dos edificios de viviendas, principalmente en las fachadas, ventanas y persianas.

El atentado no causó daños personales, si bien dos personas tuvieron que ser atendidas por una crisis nerviosa y otra por padecer problemas de corazón, pero ninguno precisó ser trasladado a un centro sanitario.

Medio hora de margen

Sobre las 13,30 horas se recibió una llamada a la DYA en el que un individuo anunció en nombre de ETA la colocación de un coche-bomba en el número 14 de la calle Manuel María Smith, que haría explosión a las 14,05. Finalmente, la explosión se registró diez minutos después de la hora anunciada.

La Ertzaintza tuvo tiempo para acordonar la zona y alertar a los residentes pero no, para desactivar el artefacto, que estalló cuando llegaba la Unidad de Desactivación de este cuerpo al lugar del aviso.

Debido a la premura de tiempo, los vecinos de las viviendas de la calle donde tuvo lugar el atentado tuvieron que refugiarse en los garajes de sus edificios para escapar a los efectos de la explosión, lo que les permitió salir ilesos.

Cuatro horas después de la explosión, la Ertzaintza abrió parcialmente el cordón de seguridad y permitió el paso al lugar de la explosión sólo a los vecinos de los inmuebles afectados.

El alcalde de Getxo, Iñaki Zarraoa, indicó que los daños materiales han sido "más escasos" que en las otras dos ocasiones en que ETA ha atentado con coche-bomba en la misma zona en los dos últimos años por "la menor potencia de la bomba".