Sucesos

Muere en un accidente de tráfico en Adeje tras saltarse un control de la Guardia Civil

La víctima, un hombre de unos 40 años de edad, no respetó establecido en Guía de Isora y a punto estuvo de arrollar a varios números. Tras una persecución de varios radiopatrullas de la Policía Local de Adeje, el fugitivo acabó estrellándose en un desvío hacia San Eugenio.

EL DÍA, S/C de Tenerife
21/abr/02 9:36 AM
Edición impresa

Un hombre de unos 40 años de edad y de nacionalidad marroquí resultó muerto en un accidente de tráfico ocurrido en la madrugada de ayer, tras no detenerse en un control preventivo que la Guardia Civil había establecido a la altura del municipio de Guía de Isora, según confirmaron a EL DÍA fuentes policiales.

La cronología de los hechos comenzó alrededor de las tres de la madrugada cuando el precitado, que viajaba en un turismo Mercedes 190 con matrícula TF - 4317 - BG, no obedeció las órdenes de alto dadas por la Guardia Civil y a punto estuvo de arrollar a varios agentes que trataron de detener la marcha del turismo.

En ese momento se pasó aviso tanto al resto de parejas tanto de la Benemérita como de las policías locales por donde podía circular y finalmente fue detectado por una dotación de la Policía Local de Adeje, justo en el momento en que abandonaba la vía C - 820, que conduce de Guía de Isora a Santa Cruz.

A pesar de que varios radiopatrullas, haciendo uso de las señales acústicas y luminosas, trataron de hacerlo detener, el fugitivo se introdujo en la Autopista del Sur, cuando, por causas que se desconocen, al llegar a la altura del punto kilométrico 75, en el desvío hacia San Eugenio, perdió el control del turismo y colisionó primero contra un muro y, con posterioridad, contra una palmera. El conductor salió despedido del coche unos cien metros, falleciendo en el acto a consecuencia de la gravedad de sus lesiones.

El turismo dejo tras sí una gran cantidad de polvo, quedando atravesado en la mediana de la TF - 1.

A pesar de la rapidez con que fue atendido tanto por los agentes de la Policía Local como por el personal de una ambulancia del Servicio de Urgencias Canario, nada pudieron hacer tan sólo certificar su fallecimiento.

Los policías pudieron comprobar que el turismo accidentado se encontraba dado de baja desde hacía un mes.

Por orden judicial, el cuerpo del fallecido fue levantado y conducido al tanatorio para la práctica de la autopsia, mientras que el equipo de Atestados de la Guardia Civil de Tráfico del destacamento de Granadilla se encargaba de las diligencias.

Por otra parte, un hombre de 57 años resultó ayer herido grave tras caer de la motocicleta que conducía en Hoya de Pineda, en el municipio de Gáldar, al norte de Gran Canaria, informó el Centro Coordinador de Emergencias en un comunicado.

El suceso ocurrió a las 13.10 horas en la trasera de la antigua ermita de Hoya de Pineda, lugar en el que el conductor cayó al suelo desde su motocicleta por motivos que se desconocen.