Tenerife

Canarias: el pacto local y la política autonómica


21/abr/02 12:02 PM
Edición impresa

EL PARTIDO POPULAR ha dado en llamar "la segunda descentralización" al pacto local en ciernes. Esto es, a la definitiva transferencia de competencias del Gobierno Autónomo a los Cabildos y Ayuntamientos. De ahí que nos hallemos en vísperas de otro desarrollo "constituyente" y transido, tal vez, por las tardanzas, los enredos y las inconsciencias o las inmadureces partidistas. Ojalá que no.

José Manuel Soria exponía, el pasado jueves en el Club Siglo XXI de Madrid, que el mencionado acuerdo "es necesario, ineludible e irreversible" en Canarias. Amén de asegurar que se llegará a él sin dificultades en el Parlamento de esta Comunidad Atlántica porque arrancará del documento ya firmado dentro de la Federación Canaria de Municipios (FECAM), en la que igualmente gozan de representación los tres partidos más votados. ¿Y dónde dejó a la FECAI de las Corporaciones Insulares?

La interpretación del dirigente del PP, lógica en apariencia, choca, sin embargo, con un sinnúmero de escollos reales. Empezando por los confesados recelos del Sr. Soria contra el morbo de los nacionalistas en liderar las reivindicaciones canarias. O por el rechazo de CC a la entrega centralista de los consocios. No, no son nada halagüeñas tales desconfianzas, verdaderamente mutuas, entre los colegas gubernamentales y ante cualquier horizonte concertador. Sin citar los estériles - o hermafroditas - disensos dentro de algunas formaciones políticas, irreconciliables hasta consigo mismas y en la gestión pública.

PERO, ENCIMA, LOS DESENCUENTROS institucionales poseen un yerro original, aún no rectificado desde los preceptos constitucionales de 1978 y los autonómicos de 1982 y 1996. Escribimos de la falta de clarificación de las funciones a desempeñar por cada una de las Administraciones: evitando duplicidades, olvidos, vacíos, vainas. Aquí, a los altísimos cargos todavía se les permite la regalía golfa de arregostarse en el vicio del antojo, de la arbitrariedad laberíntica e impune. Pueden inmiscuirse unos en los cometidos de otros. Tienen luz verde, de facto, a los trapicheos, las despreocupaciones, los colapsos... digamos que en determinados apuros sociales, todos para nada y ninguno para algo.

Ese confusionismo, salvado a duras penas sólo en conocidas instituciones insulares y Consejerías, no es el mejor marco que propicie éxitos en la "segunda descentralización" que nos pregonan. ¿Quién y cómo ha corregido los desvíos esenciales de la "primera"? ¿Acaso, hoy mismo, los cometidos administrativos que los Ministerios transfirieron a Canarias en su día están ya explicitados, distribuidos-asignados con racionalidad y debidamente dotados?

HUBO PRISAS en ser "igual de autónomos" que catalanes y vascos. ¿En qué fecha fue sometido nuestro Estatuto a referéndum, Isla por Isla? Sin salir de Tenerife, ¿el Cabildo y los Consistorios han progresado lo debido en "autogobierno"? ¿O éste es bloqueado con la óptica y el chip de primar, antes, el confort partidista que las prestaciones, dignas e inmediatas, al ciudadano?

Proporcionalmente, Nivaria, con casi 20 años de régimen autonómico, pasa por mayores desequilibrios interinsulares que con el sistema anterior. Antes, el centralismo de Madrid era palmario; sabíamos a qué atenernos con las impertinencias lejanas. En la hora presente, los desajustes inversores que sufrimos nos los intentan engodar mediante mil abotargadas sinrazones consejeriles que hieren los raciocinios, la equidad, la paciencia, la fraterna comprensión.

Sin elevarlo a categoría, citemos la desgraciada anécdota protagonizada por un concejal santacrucero. Ante la eventualidad de que "Iberia" concentrara en Las Palmas la dirección regional, sucursalizando la gerencia tinerfeña, dicen que el edil, televisivo, no rechazaba el cambio "porque eso es hacer región". Y si les diera por llevarse a EMMASA y racionarnos el agua, ¿también habría que tragar por la pervivencia de CC y del "regional" pesebre personalizado, señor concejal de ATI? Vd., a quien le asiste todo el derecho del mundo a opinar lo que quiera, ¿conecta con la inteligencia del alcalde Miguel Zerolo y de otros miembros del equipo? ¿Hará "región" sin hacer Ciudad y Capital? ¿Cómo?

A LOS DESEQUILIBRIOS sanitarios, de infraestructuras, etc., debemos sumar, esta semana, que contamos con 4 juzgados de Lo Social y en G.C. disponen de 8. La verificación de que la pobreza aguda azota con superior rigor a las familias de Tenerife, de las Islas Occidentales, según el ISTAC... ¿seguimos?

El Autogobierno, si ha de ser efectivo, habría que conformarlo desde las entrañas de los Consistorios y los Cabildos. Aún somos Archipiélago y de 7 Islas.