Canarias

El Gobierno establecerá una moratoria sobre los usos del suelo urbanizable

Las Directrices de Ordenación General incluirán, hasta que los Cabildos adapten sus planes insulares, medidas cautelares para limitar el terreno edificable en los municipios.

CARLOS VEGA, S/C de Tenerife
22/abr/02 16:26 PM
Edición impresa

Las Directrices de Ordenación General establecerán de forma transitoria, hasta que los planes insulares se adapten al documento, medidas cautelares para limitar los suelos urbanizables, según adelantó a EL DÍA el coordinador del equipo técnico que redacta el texto definitivo, Faustino García Márquez.

"Las Directrices pondrán sobre la mesa determinaciones concretas con el fin de limitar el suelo edificable por municipios", manifestó Faustino García, quien añadió que se fijarán, además, principios y criterios comunes para todas las administraciones.

El coordinador de las directrices pretende que el nuevo documento, que se pretende aprobar en noviembre, sirva de hilo conductor entre las diferentes administraciones canarias con responsabilidades en ordenación, con el fin de impulsar actuaciones dirigidas al fomento del equilibrio territorial.

Indicó que existen ayuntamientos que tienen una oferta de suelo de uso residencial "tremenda" frente a otros que la tienen muy limitada. Al respecto, matizó que se articularán medidas para racionalizar la ocupación de suelo residencial, como la concentración en núcleos poblacionales.

Asimismo, se pretende concretar las zonas con uso industrial e introducir en el mercado los suelos sin edificar que se adquirieron como forma de inversión para no perder efectivos con la entrada del euro, pero que no están comercializados, así como las residencias que están en desuso o vacías. Estas actuaciones irían aparejadas a incentivos y medidas de presión fiscal.

Los planes insulares de ordenación jugarán un papel fundamental a la hora de aplicar los mismos criterios edificatorios y los Cabildos dispondrán del compromiso de las restantes administraciones para llevar a cabo un crecimiento más equilibrado de las infraestructuras y de los servicios.

Esta era una de las preocupaciones de los Cabildos, pues en el avance de las Directrices se les incrementaba las competencias pero no se les aseguraban los instrumentos necesarios para desarrollar las políticas de ordenación.

Faustino García comentó que las Directrices del Turismo no establecerán medidas fiscales, pero sí incluirán nuevos incentivos para limitar el uso del suelo y, a la vez, recuperar la planta alojativa turística obsoleta. El equipo técnico que redacta el documento definitivo estudia la forma de vincular las nuevas construcciones a la rehabilitación hotelera.

Hoteles obsoletos

El coordinador del equipo técnico manifestó que las restricciones en la edificación turística se incrementarán de forma que si un promotor quiere construir un complejo de cien nuevas plazas tendrá que renovar otras tantas que hayan quedado obsoletas.

El objetivo es evitar el deterioro de los actuales enclaves turísticos y permitir que sigan siendo competitivos frente a las nuevas construcciones de calidad, a la vez que reforzar el sector de la construcción.

Las medidas fiscales, como el uso de la Reserva de Inversiones (RIC) o de gravámenes para las segundas residencias, que se aportaban en el avance de las Directrices, también se barajan, pero "al no ser elementos propios de ordenación del territorio no se incluirán dentro del documento, sino de forma paralela", apostilló Faustino García.