Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Pedro Martín será el candidato del PSOE al Cabildo de Tenerife leer

La regulación de los monumentos naturales, pendiente desde 1994

Sólo el paraje de Montaña de Guaza cuenta con normas aprobadas por el Gobierno. Otros diecinueve, en los que se incluyen los de interés científico, ni siquiera las tienen redactadas.

EL DÍA, S/C de Tenerife
22/abr/02 12:02 PM
Edición impresa

Sólo uno de los veinte espacios protegidos de la Isla calificados como "Sitio de Interés Científico" o "Monumento Natural Protegido" dispone en este momento de normas de conservación aprobadas por el Gobierno de Canarias, pese a que todos ellos lo son desde 1994, cuando la Ley de Espacios Naturales de Canarias los reclasificó en su actual categoría en sustitución de la de "paraje natural de interés nacional" que tuvieron hasta entonces.

En virtud de dicha Ley, Tenerife dispone de una red de monumentos naturales protegidos constituida por los siguientes parajes: Barranco de Fasnia y Güimar, Montaña Centinela, Los Desriscaderos, montañas de Ifara y Los Riscos, Montaña Pelada, Montaña Colorada, Roque de Jama, Montaña Amarilla, Montaña de Guaza, MN de la Caldera del Rey, El Teide, Montaña de Tejina, Roque de Garachico y Montaña de Los Frailes; y que completan otros cinco considerados como "sitio de interés científico": Acantilado de La Hondura, Acantilados de Isorana, Tabaibal del Porís, La Caleta, Interián y Barranco de Ruíz.

Sin embargo, sólo el monnumento natural de Montaña de Guaza ha podido completar desde entonces el proceso que lo dota de un reglamento de conservación. El resto se encuentra en distintas fases de un camino que, en la mayoría de los casos, aún no ha dado siquiera el primer paso: la elaboración de las normas por parte del respectivo patronato.

Así al menos se desprende del cuadro informativo sobre el estado de los trámites disponible en la página web de la Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente, encargada de sacarlos adelante.

Las normas de conservación son, en virtud de la normativa vigente, los instrumentos de planeamiento de este tipo de parajes protegidos y deben contener las determinaciones necesarias para definir su ordenación pormenorizada con un grado de detalle suficiente para legitimar los actos de ejecución, según la misma página informativa.