Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
PP, PSOE y Cs se unen para suprimir los aforamientos, pese a las diferencias leer

La Policía atribuye el atentado contra Repsol a otro comando itinerante de ETA

Los terroristas robaron el coche-bomba dos horas antes en Madrid y prepararon la carga explosiva, oculta en una mochila, en plena calle. El vehículo explotó en la madrugada de ayer frente a la sede central de la empresa petrolera, sin causar víctimas.

23/abr/02 22:55 PM
Edición impresa

Tres personas

Los artificieros han determinado que la bomba estaba compuesta por 15 kilos de diversos explosivos, principalmente cloratita, la misma sustancia que los etarras utilizaron el sábado en el coche-bomba que estalló en Getxo, tal y como recordó ayer el ministro del Interior, Mariano Rajoy. Los efectivos policiales ya cuentan con una descripción "aproximada" del etarra que finalmente aparcó el coche-bomba en batería, con la parte trasera dirigida al garaje del edificio de Repsol para orientar así la onda expansiva contra el inmueble de la calle Manuel Caldeiro. Se trata del más joven de los dos terroristas, de entre 20 y 25 años, que vestía pantalón vaquero y chaqueta de lana y que lucía media melena. Esta persona se dio a la fuga a pie por la aledaña calle.

COLPISA, Madrid

Los servicios de Información de la Policía sospechan que la colocación del coche-bomba que estalló la madrugada de ayer frente a la sede central de Repsol-YPF en Madrid es obra de un nuevo y hasta ahora desconocido "comando itinerante" de ETA. Los expertos descartan, por el momento, que la organización terrorista haya logrado instalar en la capital de España a un grupo estable y no creen probable que los activistas que colocaron el vehículo cargado de explosivos utilizaran la supuesta infraestructura que la banda tendría aún hoy en la ciudad.

Todos los indicios - según fuentes de la investigación - apuntan a que los etarras que colocaron el vehículo habían llegado a Madrid sólo horas antes del atentado y que, probablemente, abandonaran la capital minutos después de la explosión.

La Policía sostiene la hipótesis de la autoría de un "comando itinerante" porque ha logrado reconstruir con bastante exactitud los momentos previos a la acción terrorista: el coche bomba, un Ford Fiesta de color rojo, fue robado por los activistas dos horas antes del atentado. El vehículo fue sustraído frente al número 29 de calle Manresa, del barrio de Fuencarral (a escasos kilómetros del lugar de la explosión). Su propietaria lo había aparcado entre las 22.00 y 22.30 horas y ni siquiera se había percatado del robo, por lo que no lo había denunciado.

Al menos dos vecinos del barrio de Plaza de Castilla aseguran haber visto como dos varones, de entre 20 y 35 años, uno de ellos de complexión gruesa, pararon el turismo robado a escasos 50 metros del lugar del atentado. Ambos manipularon algo en el maletero minutos antes del estallido. Los dos terroristas habrían preparado en ese momento la carga explosiva, que se encontraba oculta en una mochila.