Vivir

La calima, "relativamente intensa", se mantendrá hasta el viernes o el sábado

El jefe del Centro de Prevención y Vigilancia de Las Palmas, Xavier Calvet, señala que se están dando más episodios de polvo en suspensión que en años anteriores y que es curioso, aunque dentro de la normalidad, que ocurra un fenómeno de este tipo en el mes de abril.

23/abr/02 22:55 PM
Edición impresa
SALUD
Una "bomba" para los alérgicos

Polvo en suspensión, unido a la época polínica de la primavera, y a las esporas de hongos debido a la gran humedad, más la contaminación de coches, motos e industrial, y la viriasis e infecciones que quedan del invierno hacen que la actual situación de calima y de cambio de temperatura sean "una bomba" para los enfermos alérgicos", valoró ayer Fernando de la Torre, alergólogo del Hospital de La Candelaria, quien ratificó el incremento de cuadros alérgicos en estos pacientes. De la Torre precisó que de los casos que había revisado revisado en su consulta en el día de ayer, "a un 60% se les ha cerrado la nariz, tenían pito en la respiración y asfixia". El epidemiólogo subrayó además que este tiempo es muy malo para las personas mayores que tengan ya algunos problemas, "los cuales podrían desembocar en una insuficiencia respiratoria". Y en cuanto a los niños, recordó el medio centenar que tuvieron que ser ingresados "con bronquiolitis" durante la calima ocurrida en enero pasado, debido a que se asoció a la gripe del invierno. La situación ahora se repite en el sentido, dijo, de que queda gripe, que se suma a la actual época polínica. Fernando de la Torre se refirió también a que este tipo de cambios bruscos de temperatura, sobre todo con los microclimas que conviven en las Islas, afectan también a otros enfermos, puesto que, aseguró, hacen brotar depresiones y generan problemas circulatorios.

EL DÍA, S/C de Tenerife

Los vientos del Este y del Sureste que soplan en el Archipiélago y que traen polvo del desierto de África son los responsables de la situación de calima que desde el pasado sábado afecta a las Islas y que se mantendrá hasta el próximo viernes o el sábado, según avanzó ayer a EL DÍA el jefe del Centro de Prevención y Vigilancia (CPV) meteorológica de Las Palmas, Xavier Calvet.

En todo caso, la calima bajo la cual se halla el Archipiélago "relativamente intensa" se diferencia de la padecida por las Islas los días 5 y 6 de enero pasados, "entonces asociada a una borrasca, mientras que la actual se debe a un anticiclón que trae vientos moderados e incluso fuertes, que a su vez llevan aparejados una subida de las temperaturas", explicó Calvet.

En cuanto a la evolución del fenómeno meteorológico, no se prevé que empeore, y es posible que incluso se reduzca su intensidad, puesto que "lo normal es que fluctúe, porque viene en nubes de polvo", añadió el jefe del CPV.

Borrasca a la vista

La previsión de este centro meteorológico es que el fin de semana podrá producirse un cambio de la actual situación, puesto que se avecina una borrasca, cuyo comportamiento, que dé lugar a lluvias o no, aún es difícil de prever. Hasta entonces, los vientos del Este soplarán moderados en las Islas, aunque, tanto en alturas como en cumbres y medianías, podrán ser de carácter moderado con intervalos de fuertes.

Por otra parte, Xavier Calvet valoró que es probable que se estén repitiendo las situaciones de calima en las Islas más a menudo que en años anteriores, así como que otro "dato curioso, aunque dentro de la normalidad", según sus palabras, es que se haya producido este fenómeno en abril, "cuando es más habitual en otros meses del año", afirma.