Tenerife Sur

El obispo bendecirá el domingo el Santuario del Hermano Pedro en Vilaflor

Once años después de que se retomara la construcción, Felipe Fernández abrirá al culto un edificio levantado en los terrenos que ocupó la casa natal del primer santo de Canarias.

EL DÍA, Vilaflor
24/abr/02 19:08 PM
Edición impresa

El obispo de Tenerife, Felipe Fernández, consagrará al culto católico el Santuario dedicado al Hermano Pedro que se ha construido en los terrenos que ocupaba su casa natal en Vilaflor, situada concretamente entre las calles Avenida de la Paz y La Callita. El acto tendrá lugar el próximo domingo, 28 de abril, a las 17:00 horas.

Una edificación de estas características comenzó a levantarse en torno a 1776, pero los trabajos se vieron interrumpidos bruscamente a causa de la extinción de la rama masculina de los Bethlemitas, la orden fundada siguiendo el ejemplo del beato chasnero, así como por varias vicisitudes de carácter político.

En 1954

Finalmente, en 1954, los herederos de los terrenos donde ahora se ha construido el Santuario donaron el suelo a la Orden Bethlemita en la persona de la madre general.

En 1980, la rama femenina de la congregación religiosa regresa a la Isla y 11 años después se retoma la construcción del templo.

Junto al Santuario que ahora se abre al culto, se encuentra también un convento que está siendo habitado desde el 24 de diciembre de 1996. En la actualidad, hay nueve religiosas de la Orden de Tenerife, repartidas en las sedes de Vilaflor y Arona.

Eucaristía en la cueva

El obispo también presidirá una eucaristía que se celebrará el sábado 27 de abril, a las 19:00 horas, en la Cueva del Hermano Pedro, situada en el municipio de Granadilla.

Esta ya tradicional celebración se organiza con ocasión del aniversario de la muerte del que será el primer santo de Canarias.

Si bien el citado hecho histórico se produjo el 25 de abril, ante la coincidencia con la festividad de San Marcos Evangelista, siempre se conmemora en otra fecha más propicia para dotarla de toda la solemnidad que se merece una celebración de este tipo.