Actualidad

Madrid no pagará el tranvía

El Ministerio de Fomento anunció ayer que no está dispuesto a financiar ningún proyecto ferroviario que no sea de alta velocidad, advirtiendo así al Cabildo de Tenerife de que sus deseos de que el Estado asuma al menos el 30 por ciento del coste del tranvía Santa Cruz-La Laguna tienen nulas posibilidades de prosperar.

LA INTERVENCIÓN El Ministerio se desmarca
25/abr/02 22:57 PM
Edición impresa

LA INTERVENCIÓN

El Ministerio se desmarca

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, fue rotundo al informar de los planes del Gobierno sobre la financiación de los proyectos ferroviarios en el Archipiélago. Las que siguen son sus frases más destacadas: "La razón por la cual el Ministerio de Fomento ha ofrecido al Gobierno de Canarias la inclusión en el programa de alta velocidad es que se trata de un nuevo modelo que se superpone al convencional y al de cercanías, y en este sentido lo que es nuevo para todos también debe tener cabida en Canarias (...). Estamos a la espera de tener conocimiento de las primeras definiciones que han hecho los Cabildos sobre trazados, características e itinerarios, demandas y servicio, para poder concretar la posible colaboración de la Administración General del Estado (...). El Ministerio no conoce quién será el titular de la infraestructura, si el Ministerio de Fomento, la Comunidad Autónoma o el Cabildo y si se va a construir por inversión directa de la Administración titular o por sistema concesional para apelar a la financiación privada. Son cuestiones que todavía están a debate en las instituciones canarias y que impiden poner formalmente en marcha el proyecto".

EL DÍA, S/C de Tenerife

Los proyectos ferroviarios del Cabildo de Tenerife, que incluyen la puesta en funcionamiento de tres líneas de tranvía en el área metropolitana Santa Cruz-La Laguna y una de ferrocarril entre la Capital y el Sur de la Isla, sufrieron ayer un duro varapalo de manos del ministro de Fomento.

Francisco Álvarez-Cascos anunció en el Senado que el Gobierno Central no participará en modo alguno en la financiación de ferrocarriles que no sean de alta velocidad ni de ningún sistema tranviario, respondiendo así a una pregunta formulada por el senador de Coalición Canaria Froilán Rodríguez acerca de las previsiones financieras del Estado para los proyectos que se gestan actualmente en el Archipiélago.

Ello supone, de hecho, una invitación al presidente de la Corporación Insular, Ricardo Melchior, para que llame a otra puerta si pretende sacar adelante un proyecto, el del tranvía Santa Cruz-La Laguna, cuyo coste se estima en algo más de 423 millones de euros.

Distintos planes

Pese a que ya era conocida la postura del Ministerio de Fomento de no financiar obras ferroviarias que no sean de alta velocidad, el Cabildo tenía la esperanza de que el Estado aceptara considerar al tranvía tinerfeño como un "tren lanzadera de alimentación de alta velocidad" y se hiciera cargo de, al menos, el 30 por ciento de su coste.

Al parecer, y en vista de las manifestaciones de Álvarez-Cascos, los planes del Gobierno Central están muy lejos de dar por buena una salida que podría conllevar que otras ciudades españolas interesadas en implantar redes de metro ligero la aprovechen igualmente para solicitar financiación estatal.

El ministro justifica su decisión en que "para hacer ferrocarriles convencionales o de cercanías, la Comunidad de Canarias tiene competencias exclusivas, y cuando se tienen las competencias, éstas se asumen con todas sus consecuencias, entre otras cosas para evitar colapsos. Si luego hay colapsos no se puede venir a la Administración del Estado a reclamar", según sus palabras textuales.

Pese a que Ricardo Melchior auguraba la semana pasada que el acuerdo con el Estado estaría firmado, como máximo, a finales del próximo mayo, el ministro de Fomento insistió ayer en varias ocasiones en que, pese a estar aceptada de antemano la inclusión de Canarias en los planes de alta velocidad - refiriéndose a la implantación de este sistema de transporte en Tenerife y Gran Canaria - , no lo estará para hacer otro tipo de ferrocarriles ni tranvías por mucho que el tráfico justifique su necesidad.

Sin información

Álvarez Cascos recordó con toda clase de detalles el procedimiento que suele seguirse para la creación de infraestructuras ferroviarias y que se adoptaría igualmente en Canarias si se decide que la titularidad de los trenes de Tenerife y Gran Canaria recaiga en el Ministerio, ya que bien pudiera hacerlo en sus respectivos Cabildos o en el Gobierno de Canarias.

Sin embargo, el ministro aludió a que, en este caso, el Estado ni siquiera dispone de las primeras definiciones que hayan podido hacer las administraciones canarias sobre los trazados, características o servicios que ofrecerían.