Tenerife

El PIRS será complejo medioambiental gracias al respaldo unánime del Cabildo

Pese al intenso debate entre CC y PSOE en torno al tratamiento de basuras en la Isla, los socialistas decidieron finalmente apoyar la modificación del contrato de gestión del vertedero de Arico, lo que da pie a que los residuos puedan ser aprovechados energéticamente.

EL DÍA/EFE, S/C de Tenerife
27/abr/02 12:02 PM
Edición impresa

El Pleno del Cabildo de Tenerife aprobó ayer, por unanimidad, la modificación del contrato de gestión del PIRS de Arico, que ostenta una empresa privada desde 1984, como consecuencia de su próxima conversión en complejo medioambiental de valoración energética, lo que supone que deje de ser un simple vertedero controlado.

La modificación del contrato no altera, sin embargo, los capítulos dedicados a la transferencia ni al transporte de los residuos, que quedan tal como están, y que no supondrán coste adicional alguno.

Dado que cuando se convierta en complejo medioambiental la empresa concesionaria tendrá unos sobrecostes, ya que los residuos tendrán que aprovecharse energéticamente y no sólo verterlos y vigilarlos, el Pleno aprobó que las indemnizaciones por el cambio de cláusulas del contrato quedan pendiente de un estudio para determinar su cuantía. En cualquier caso, no podrán superar el veinte por ciento del actual contrato, si se quiere evitar que tengan que obtener antes el visto bueno del Consejo Consultivo de Canarias.

El consejero de Desarrollo Económico e Industria, Miguel Ángel Guisado, justificó la modificación en el hecho de que, "como se deduce de los informes técnicos, se trata, de llevar a cabo una variación de interés público " y en que es imposible encontrar otro sitio distinto al actual para construir un nuevo vertedero".

El consejero Guisado indicó, además, que "no se puede esperar más" y hay que hacerlo antes de que se agote la superficie del actual vertido para lo que hay que tener en cuenta que la construcción y puesta en marcha de la planta de valorización energética se estima en al menos cuatro años.