Vivir

Nacen 249 niños en cuatro años por inseminación artificial

La Unidad de Reproducción Humana de La Candelaria ha atendido desde 1998 a más de ochocientas mujeres con problemas de esterilidad, cada vez más frecuente.

EL DÍA, S/C de Tenerife
27/abr/02 23:03 PM
Edición impresa

Sesenta y tres niños nacieron el año pasado en la Isla como resultado de técnicas de inseminación artificial realizadas por la Unidad de Reproducción Humana del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, con lo que suman 249 los nacimientos conseguidos desde 1998 por este servicio, cuya misión es combatir la esterilidad.

Se trata de un problema en aumento, de forma directamente proporcional a la edad de la mujer. De hecho, se calcula que a partir de los 30 años, una de cada siete mujeres tiene problemas para quedar embarazada, proporción que se sitúa en una de cada tres a los 35 años y que afecta a la mitad de la población femenina que ha cumplido los 37. Con el paso del tiempo, la esterilidad gana terrero a la fertilidad con tal contundencia que diecinueve de veinte mujeres de 40 años presentan muchas dificultades para la concepción.

Ángela Palumbo, jefa de la Unidad de Reproducción Humana de La Candelaria, declaró a EL DÍA que "el retraso en la edad de concepción del primer hijo y la influencia de factores ambientales, del estrés y el tabaquismo están en el origen del aumento en la esterilidad".

"Prácticamente la mitad de los casos que tratamos - señaló - presentan un factor masculino, de cantidad o calidad de los espermatozoides", complicaciones que se abordan en la Unidad con "la concentración del semen y la selección los espermatozoides más móviles para colocarlos directamente en el útero". Añadió que otro 20 por ciento tiene causas desconocidas y que aproximadamente un 40 por ciento de los casos son por problemas ovulatorios, debido a patologías como el síndrome de ovario poliquístico".

El tiempo, en contra

Ángela Palumbo aconsejó a las parejas que intentan tener hijos pero no lo consiguen "no esperar más de un año si la mujer tiene menos de 35 , o seis meses si tiene más de esta edad, porque el tiempo es un factor fundamental que corre en su contra, puesto que un tercio tienen problemas de fertilidad a los 35 años". En este sentido, recuerda que a esa edad "se han dejado pasar los mejores años para tener hijos", una afirmación que sustenta en que "a los veinte años sólo una mujer de cada mil tiene problemas de infertilidad".

Sin embargo, acceder a las técnicas de inseminación artificial supone asumir el riesgo de "tener un embarazo múltiple o padecer el síndrome de estimulación ovárica, aunque si se les explica bien el tratamiento y lo que suele pasar lo aceptan bastante bien". Pese a esto, es frecuente que aparezcan problemas psicológicos que requieren asistencia especializada, "sobre todo cuando más adelante se está en el escalón de tratamiento y la situación puede ser más estresante", indicó Palumbo.