Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Fiscalía General del Estado decidió que la de Canarias debía abstenerse en el caso Grúas leer

La Audiencia detecta irregularidades en Gestión Sanitaria de Canarias

El proyecto de informe de fiscalización de la empresa pública dependiente del Servicio Canario de Salud de los ejercicios 1997-1999, al que ha tenido acceso EL DÍA, hace especial hincapié en el incumplimiento de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas.

JORGE ESPINEL, S/C de Tenerife
28/abr/02 23:03 PM
Edición impresa

La Audiencia de Cuentas de Canarias ha detectado un elevado número de defectos en los procesos de contratación llevados a cabo por la empresa pública Gestión Sanitaria de Canarias (GSC), según recoge el proyecto de informe de fiscalización de los ejercicios 1997-99 realizado por esta institución.

La auditoría, efectuada a instancias del Grupo Parlamentario Socialista y que está pendiente de incluir las alegaciones que presente la empresa pública para poder ser aprobada, confirma las sospechas vertidas en su día por el portavoz del PSC en la Comisión de Presupuestos y Hacienda de la Cámara, Augusto Brito, quien justificó la solicitud de fiscalización de la actividad de GSC argumentando que "empieza a ser evidente que una parte de las hipotéticas irregularidades del Servicio Canario de Salud pasan por Gestión Sanitaria de Canarias, instrumento utilizado por el Servicio Canario de Salud para hacer una serie de contrataciones orillando las dificultades y requisitos que establece la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas".

Es precisamente en el cumplimiento de la Disposición Adicional Sexta de esta Ley donde la Audiencia de Cuentas de Canarias halla más irregularidades y defectos al analizar los expedientes de contratación efectuados por GSC.

En concreto, el órgano fiscalizador advierte de que "no existe en GSC un procedimiento generalizado de contratación, ni unos criterios generales o instrucciones internas sobre la aplicación de los principios de publicidad y concurrencia".

"Salvo alguna excepción - señala la Audiencia de Cuentas en el documento al que ha tenido acceso EL DÍA - , en la mayor parte de los expedientes de las concurrencias de ofertas analizadas no consta un informe técnico sobre las propuestas presentadas ni un cuadro de evaluación ponderativa de las mismas que justifique la propuesta de adjudicación de la Mesa de Contratación, para mayor transparencia del procedimiento de adjudicación".

Además, indica que, "con carácter general, en las bases de las concurrencias de ofertas, cuando se hace referencia a la posibilidad de que más de una empresa presente oferta conjunta de licitación, no se hacen constar las exigencias de formalización en escritura pública contempladas en la Ley sobre Régimen Fiscal de Agrupaciones y Uniones Temporales de Empresas y de las Sociedades de Desarrollo Regional".

Capacidad y solvencia

Igualmente, apunta que, "en muchos casos, no se ha facilitado ni consta en el expediente analizado la documentación que, según las bases de la convocatoria, debían aportar las empresas previa a la formalización del contrato, para justificar su capacidad y solvencia".

Hay ejemplos, como el del concurso de ofertas del servicio de ambulancias de soporte vital avanzado y de médicos y enfermería, donde, tal y como el órgano fiscalizador recoge en su informe, "no se contempla en las bases de la convocatoria el orden decreciente de importancia y la ponderación de los criterios de adjudicación que garanticen que el servicio se adjudique de forma transparente y objetiva".

Existen también acuerdos adoptados por la Dirección Gerencia de GSC que, según dice la Audiencia de Cuentas, "no constan suscritos, siendo uno de ellos el acuerdo de adjudicación definitiva" de uno de los contratos.

Hay expedientes analizados donde tampoco "consta el acta de la reunión de la Mesa de Contratación", pe-se a que en alguno de los casos se propone la adjudicación del servicio y, en otro, dejar la convocatoria desierta.

Grado de deficiencias

El órgano fiscalizador advierte en otro epígrafe de su informe de que, "en general, en el total de expedientes analizados se detecta una alto grado de deficiencias respecto al cumplimiento de los principios de publicidad y concurrencia".

No obstante, las mayores objeciones de la Audiencia de Cuentas de Canarias se centran en la tramitación llevada a cabo por GSC para contratar el servicio de transporte sanitario mediante avión, por un lado, y helicóptero, por otro. En ambos expedientes la empresa adjudicataria es Aeromédica.

En el periodo fiscalizado por la Audiencia de Cuentas (1997-99), al frente de la Consejería de Sanidad estaba Julio Bonis; el director del SCS era Román Rodríguez; y el director gerente de GSC era José Julián Istúritz, hoy en día director general de Seguridad y Emergencias.