Internacional

Occidente versus Islam


28/abr/02 23:05 PM
Edición impresa

Sobre el conflicto israel - palestino planean múltiples factores, además de los hechos históricos o políticos, que repercuten en los intereses enfrentados. La identidad y la cultura predeterminan modelos de conducta y apreciaciones sobre los acontecimientos, sobre todo desde Occidente, que muchas veces resultan erróneas o simplistas. Los medios de comunicación no están libres de culpa, ya que "constituyen de una manera nada inocente el lenguaje", según expresó la profesora de Estudios Árabes e Islámicos Lola Serrano.

"Desde los actos terroristas del 11 de septiembre la visión del mundo árabe - islámico ha cambiado radicalmente; de un pueblo pobre ha pasado a ser un pueblo terrorista o fanático", subrayó Serrano, quien explicó que "las palabras integristas o fundamentalistas parecen ir dirigidas sólo a una religión en concreto y no se aplican a otras dos monoteístas, como la judía y la cristiana".

El rechazo a lo desconocido es la esencia de un problema que pasa de siglo en siglo y que continúa siendo la "alteridad de Occidente". La convicción de que la comunidad israelí es occidental y que la palestina "está muy lejos de nosotros", unido a la atribución a todos los pueblos árabe - islámicos de aptitudes de fanatismo alientan los puntos de desencuentro.

"Solidaridad selectiva"

Tras los acontecimientos del 11 - S, esos pueblos pasan a convertirse en un peligro para los estamentos occidentales. Los medios de comunicación se hacen eco de una "solidaridad selectiva, como la lapidación o la ablación de clítoris", y estas cuestiones se relacionan con la religión islámica, apostilló Lola Serrano. Es una foto fija, matizó, que no ahonda en aspectos culturales de una geografía muy extensa y en continua evolución.

A su juicio, no se puede hablar sólo de un islam, sino de islamismos, al igual que Occidente no es una unidad, sino la confluencia de múltiples culturas y religiones.

La escalada de violencia en la zona también tiene sus matices. El sociólogo José Abu - Tarbush hizo hincapié en la necesidad de diferenciar entre el todo y las partes. Partiendo de la base de que los actos terroristas "no conducen a nada sino que son moralmente condenables y políticamente contraproducentes", expuso que no son achacables al bando palestino, "porque son sólo algunos", así como tampoco se puede identificar a todos los israelíes con los colonos de los asentamientos "paramilitares".

La cuestión de fondo esta en si el fin justifica los medios, y si es admisible responder con violencia, desde un estado democrático, a esos actos terroristas.