Santa Cruz de Tenerife
PEDRO DOBLADO CLAVERÍE EX ALCALDE DE SANTA CRUZ Y SECRETARIO DE LA SOCIEDAD PARQUE MARÍTIMO SA

"La conciencia social nos obliga a reflexionar sobre el Auditorio"

A pesar de que considera que es "una obra extraordinaria", cree que se trata de un proyecto "faraónico", más cercano a los regímenes autoritarios que a la democracia.

IGNACIO MARTÍN, S/C de Tenerife
28/abr/02 23:05 PM
Edición impresa

Alcalde de Santa Cruz entre 1965 y 1970, Pedro Doblado Claveríe estuvo ligado durante su vida pública y su estancia en el Ayuntamiento a algunos de los más importantes proyectos acometidos en la Capital, desde la conformación de la playa de Las Teresitas, la agregación de una porción del municipio de El Rosario, parte de la construcción de la actual red de alcantarillado o la edificación de viviendas sociales. Como no podía ser menos, durante la entrevista que EL DÍA mantuvo con él, el peor temporal sufrido por la Ciudad en muchos años se mantuvo inexorablemente presente.

- Después de los sucesos del pasado 31 de marzo, parece que va siendo hora de hacer balance. Autoconstrucción, edificación en cauces y laderas, una ineficaz red de alcantarillado... ¿Quién tiene la culpa?

- Es un problema importante. Sé que es algo impopular lo que voy a decir porque lo peligroso no es construir en los cauces de los barrancos, ya que esto es muy escaso. Lo grave es que los barrios de la periferia se crean en las laderas cuando el suelo social es escaso, con una gran presión social en favor de la autoconstrucción y la tolerancia de las administraciones públicas. Si la autoconstrucción es en la meseta castellana, es tolerable, pero no ocurre lo mismo en las laderas de los barrancos de Tenerife. Lo que hay que hacer es una política decidida de viviendas sociales. En mis tiempos se hicieron las mil primeras viviendas del barrio de La Salud. A pesar de la escasez de medios, se promocionaron polígonos como el de Los Gladiolos, el de Ofra, etc.

- ¿Hay que dar por hecho también que se ha escapado de las manos el diseño de las propias calles del centro de la Capital?

- No hay que olvidar que ésta es una Ciudad de barrancos que no sólo la delimitan, sino que también la cruzan. En las sucesivas expansiones se van cubriendo y se rompe el sentido de la topografía. En el último período no quisiera pensar que se han olvidado de esto en el Plan Urban, que estamos construyendo sobre barrancos, pero tengo la sensación de que hay muchas calles que son de puro diseño. Se juega con los canales, atarjeas o arroyos, mucho más simbólicos que meros conductos.

Razón y estética

- Precisamente, respecto al Plan Urban, ¿acaso se ha primado esa estética sobre la racional realidad histórica?

- ¿Hubiera sido mejor dejar Santa Cruz como era? Eso es pura utopía. La Ciudad tiene un ritmo y aquella de una y dos plantas de altura tenía que ser sustituida por una más moderna, con un centro comercial. Requería reformas y así se hizo. Teníamos poca reserva de suelo y no ocurrió como en otras en las que queda un centro rehabilitado y abandonado con una nueva ciudad al lado. Que se haya hecho bien o mal es discutible, pero que hiciera falta.

- ¿Y se ha hecho bien?

- El tema de los colores escogidos es muy discutible. No son los nuestros tradicionales y creo que están equivocados y que se ha abusado, pero me preocupa más que, al renovar todo ese colorido, hemos pasado la brocha gorda sin distinguir que parte de los perfiles, los balaustres, los dinteles, las jambas o los adornos florales de estilo modernista tenían su sentido. En cualquier caso, a mí me encanta cómo se ha rescatado toda la zona del entorno de la iglesia de La Concepción, como la calle de La Noria.

Soluciones históricas

- Hablando de calles, ¿qué le parece que el Ayuntamiento vaya a cambiar la denominación franquista de algunas vías?

- Rotundamente no. La historia que hemos vivido es como es. Quizá haya algún caso en el que esté justificado porque tenía otro anterior, pero tratar de resolver las diferencias por los cambios en los nombres de las calles no es la solución.

- ¿Y en el caso de la abundante simbología?

- Al cambiar los sistemas, cambian las banderas, los escudos y deben también cambiar en los edificios oficiales. Es lógico que tengan el escudo vigente, pero siempre debe mandar la justicia histórica y cada hombre debe soportar su propia historia.

PEDRO DOBLADO CLAVERÍE EX ALCALDE DE SANTA CRUZ Y SECRETARIO DE LA SOCIEDAD PARQUE MARÍTIMO SA