Tenerife Sur
ANTONIO PASTOR *

Tenerife ofrece su leyenda al turista


30/abr/02 19:08 PM
Edición impresa

EL CAMBIO producido después del once de septiembre no fue más que una oportunidad, a pesar de la desgracia, de equilibrar una situación económica y crítica en el entorno mundial, arrastrada desde hacía cinco años, afectando a muchas empresas que no podían regularizarse por las ataduras sociales entre otros elementos ya conocidos.

Esta pasada fecha puso punto final a la crisis y favoreció el comienzo de una nueva era económica arropada por la globalización o mundialización. Algunas empresas cerraron o se desintoxicaron y se agilizaron otras, regularizando sus plantillas en la justa medida con la ayuda e implantación de las nuevas tecnologías.

Este cambio de tercio está provocando con más intensidad la independencia del cliente, o del turista, a fidelizarse con la empresa de servicios que más valor agregado le aporta en sus vacaciones. Comienza una nueva era con la relación más personalizada, cliente-empresa de servicios, a través de la red.

El mejor camino de quedarse sin empresa está en seguir pensando que otros te hagan el trabajo. Y la mejor herramienta para negociar, refiriéndome al sector turístico, pasa por una inversión razonada en conjunción con otros o de forma individual en márketing. Al aprovecharlo en consonancia con las necesidades, más no con el ahorro mal entendido, en formación, aprovechamiento y mejor rendimiento de las nuevas tecnologías.

Después de este varapalo, es hora de entender que: la crisis de antes del once de septiembre se está estabilizando. Que el efecto de esta fecha terminó el pasado mes de diciembre. Se acabó la vanagloria, pues si tomamos las medidas correctoras en materia de promoción y fidelización hacia el turista y no hacia nuestro egocentrismo, Tenerife no tiene porqué tener miedo al fantasma que nunca existió y si lo hubo, se difumina en lontananza.

Y como las cosas simples son las que siguen funcionando, con el esfuerzo obligado, será necesario que todos intensifiquen sus acciones promocionales personalizando a sus clientes: con sus páginas web o correo electrónico (e-mail) "ofreciendo una leyenda recordatoria" que simbolice su estancia y le contacte nuevamente con Tenerife. Y a pesar de trabajar en lo que se da por llamar una nueva dimensión competitiva, manténgalo sencillo estúpido y recogerás con creces copiosos beneficios. Una frase, ésta, muy manida en márketing.

* Secretario del CIT-Sur

ANTONIO PASTOR *