Internacional

El futuro del territorio saharaui se decide hoy en el Consejo de Seguridad de la ONU

El mandato de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) concluye en medio de intensas negociaciones diplomáticas en Nueva York. El mediador James Baker amenaza con dimitir si la resolución de autonomía no se aprueba.

COLPISA, Nueva York
30/abr/02 23:08 PM
Edición impresa

El Consejo de Seguridad de la ONU tendrá que decidir hoy si adopta o no la resolución auspiciada por Estados Unidos que defiende la aplicación de la "tercera vía" del enviado especial de la ONU en la antigua colonia española, James Baker, que concede una autonomía del territorio saharaui bajo soberanía marroquí.

El mandato de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO) finaliza hoy y es previsible que el Ejecutivo de la ONU prorrogue en unos meses su trabajo en el Sáhara, coincidiendo con la intensa actividad diplomática que se desarrolla en los últimos días en Nueva York.

Muestra de esta tensión han sido las amenazas de Baker de dimitir de su cargo, que ocupa desde 1995, si el proyecto de resolución de Estados Unidos no es aprobado hoy.

Oposición española

El Gobierno español se opone a "soluciones impuestas" por el Consejo de Seguridad de la ONU en la cuestión del Sáhara, según explicaron fuentes diplomáticas tras conocer la propuesta de Estados Unidos, ya que ésta aboga por imponer a las partes el acuerdo marco de Baker y desestima la celebración de un referéndum de autodeterminación.

Las citadas fuentes consideraron que "difícilmente" será aprobada en los términos en los que está escrita, al esgrimirse que, dentro del "Grupo de Amigos" de la ONU sobre el contencioso de la antigua colonia española - formado por EE.UU, Rusia, Reino Unido, Francia y España - no se alcanzó un consenso por la oposición del representante ruso. Además, en el propio Consejo habrá "mucha mayor oposición".

Por lo tanto, la opinión que prima, según las mismas fuentes españolas, es que una vez eliminada la imposición a las partes de la propuesta de autonomía del Sáhara bajo soberanía marroquí, el Consejo pedirá a Baker que explore con las partes, bien la autonomía del Sáhara, bien la partición del territorio. Inclusive, no se descarta que ambas vías sean exploradas "en paralelo y de forma simultánea".

Ante ello, la posición de España - que no es miembro del Ejecutivo de la ONU - es la de apoyar cualquier iniciativa que cuente con el apoyo de las partes implicadas y que por tanto la celebración del referéndum, según lo estipulado por el Plan de Arreglo de 1988, sigue siendo el "único" punto de consenso hasta el momento entre las partes.

Además, se considera que la vía de la autonomía de Baker es válida como apuesta "de desbloqueo".