Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Borrell denuncia que un diputado de ERC le ha escupido en el hemiciclo leer

La ONU prolonga tres meses su presencia en el Sáhara ante la división del Consejo

Sus miembros no se han puesto de acuerdo en la solución para la ex colonia española, que podría ser la integración con autonomía en Marruecos, la celebración de un referéndum o la partición en dos partes: una que controle el país africano y otra el Frente Polisario.

COLPISA, Nueva York
1/may/02 23:10 PM
Edición impresa

El Consejo de Seguridad de la ONU decidió ayer prolongar su misión en el Sáhara Occidental porque sus miembros no se han puesto de acuerdo en la solución para la ex colonia española, que podría ser la integración con autonomía en Marruecos, la celebración de un referéndum o la partición en dos partes: una que controle el país alauí y otra el Frente Polisario.

La extensión de entre tres semanas y seis meses del mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), que expira hoy, se produce ante la fuerte división del Consejo de Seguridad. El secretario general de la ONU, Kofi Annan, ya pidió en febrero al consejo que optara entre las tres soluciones o reconociera su fracaso y se retirara del territorio, una opción que rechazaron inmediatamente sus componentes.

EE.UU, Francia y el Reino Unido han propuesto que el conflicto se resuelva mediante la autonomía. Una opción a la que se opone China que, al igual que España, rechaza esta posibilidad y apuesta por un arreglo "duradero" que logre estabilidad en la zona.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, aseguró ayer que España no ha variado en los últimos 27 años su posición. Una postura que ha agravado la crisis diplomática con Marruecos.

Al igual que el Gobierno, el PSOE pidió respeto a las resoluciones de las Naciones Unidas. La responsable socialista de Relaciones Internacionales, Trinidad Jiménez, confió en que la prórroga técnica "sirva para acercar posiciones" y que la culminación del proceso resuelva uno de los problemas "que más han dificultado el entendimiento entre los países del Magreb".

Marruecos rechaza de plano la partición del territorio, como expresó el ministro de Exteriores, Mohamed Benaisa, que ayer señaló que esa propuesta perpetuaría el conflicto y podría desembocar en una guerra civil. Las autoridades del país vecino abogan por una autonomía que no contemple la independencia de la antigua colonia. El Frente Polisario, por su parte, exige el referéndum y rechaza la autonomía y la partición.

Marruecos y el Frente Polisario firmaron en 1991 unos acuerdos de paz en los que reconocían que el futuro del territorio se decidiría en un referéndum de autodeterminación. Nueve años más tarde, Annan decidió suspender la consulta después de que se presentaran más de 100 mil recursos al censo del MINURSO. Desde entonces la ONU no ha tomado una decisión sobre qué salida dar al Sáhara.