Tenerife Sur

En busca de la vida digna y el desarrollo

Sebastián Ceto es portavoz de las comunidades de pueblos indígenas en resistencia de Guatemala y está en Canarias para buscar apoyos de la comunidad internacional. Asegura que "la gente allá desconoce la historia de Hermano Pedro" y empezaron a tener referencias hace un mes.

EL DÍA, Vilaflor
2/may/02 19:08 PM
Edición impresa

Sebastián Ceto es portavoz de las comunidades de pueblos indígenas en resistencia de Guatemala. Durante estas semanas se encuentra en Canarias con la intención de dar a conocer la situación que está viviendo su pueblo en el país centroamericano, donde los indios representan el 75 por ciento de una población total de 11 millones de habitantes.

Explica que "nosotros apenas llevamos tres años en las nuevas tierras que compramos a través del gobierno, porque en la década de los ochenta estuvimos en unas que pertenecían a otros campesinos que tuvieron que salir huyendo por el conflicto armado interno".

Cuando la situación volvió a la normalidad, gracias a los acuerdos de paz, empezó a retornar la gente que se refugió en México, Estados Unidos y Canadá; y las comunidades indígenas se fueron de dichas tierras.

Lograron abrir una mesa de negociación con el Gobierno guatemalteco para dar una salida al problema de la falta de terrenos para cultivar y, gracias a esa lucha, han conseguido disponer de siete grandes fincas, tres en la costa Sur del país y el resto en el Norte, así como ayuda de la comunidad internacional.

Ceto explica que los indígenas "estamos rehaciendo nuestra vida, después de todo lo que sufrimos en la década de los ochenta", cuando el conflicto armado los dejó sin recursos económicos ni materiales.

En la costa tienen algunos proyectos de mejora del sistema de riego y ahora están incrementando un proceso productivo relacionado con la siembra de ajonjolí, una semilla que se exporta a varios lugares y que tiene "mucha salida".

Según Sebastián Ceto, su pueblo busca "el desarrollo económico, salir de la pobreza, un vida digna y un desarrollo integral".

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Su lucha también es política, para intentar que se dé cumplimiento a los acuerdos de paz, que hasta ahora sólo se han hecho realidad en un 28 por ciento, a juicio de Ceto.

En esa ardua labor, tratan de buscar apoyo del gobierno guatemalteco, así como de la comunidad internacional.

El portavoz indígena señala que el Estado sigue siendo "como una figura militar", una dictadura donde la corrupción está muy arraigada.

El Gobierno no ha mostrado interés por solucionar los problemas de los indígenas y los derechos humanos se siguen violando, aunque de una forma mucho más disimulada y estratégica que hace unos años, asegura Ceto.

Recientemente hubo una reunión del Grupo Constructivo, que está integrado por los países que apoyan el proceso de paz en el país centroamericano. En dicho encuentro, los participantes cuestionaron seriamente al actual Gobierno en su misión de hacer cumplir los mencionados acuerdos. Para Ceto, las autoridades tienen la obligación de buscar tierras a los campesinos y desarrollar proyectos de viviendas o impulsar la producción, pero no está haciendo nada por la labor.