Nacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Osasuna encadena su tercera victoria a costa de un flojo Tenerife leer

ETA hace estallar un coche-bomba junto al Bernabéu sin causar víctimas mortales

La explosión causó una decena de heridos leves y cuantiosos daños en las ventanas de los pisos de la Torre Europa, situada a escasos metros donde estaba el vehículo.

COLPISA, Madrid
2/may/02 23:13 PM
Edición impresa

ETA hizo estallar un coche-bomba ayer en Madrid junto al estadio Santiago Bernabéu, apenas tres horas antes de que Real Madrid y Barcelona comenzaran a disputar el encuentro de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones. La explosión causó una decena de heridos, todos ellos leves, y cuantiosos daños en las ventanas de los pisos de la Torre Europa, situada a escasos metros del lugar donde estaba aparcado el vehículo cargado con veinte kilos de cloratita. Se trata del segundo atentado que la banda terrorista comete en la capital de España en apenas diez días utilizando el mismo método criminal.

Los terroristas alertaron a las 16:25, media hora antes de producirse la explosión, de la colocación de un coche-bomba en Madrid. En una llamada al diario "Gara", la banda terrorista avisó de que un Renault-19 blanco, matriculado en Madrid con el número 1655-MB, iba a estallar junto a una sucursal de Caja Madrid. Los etarras llamaron también al servicio de emergencia 112 para alertar de que un vehículo iba a estallar a las 17:00 en la sede de la entidad de ahorros situada en los bajos de la Torre Europa.

Cinco minutos antes de la hora anunciada por los etarras se produjo una fuerte explosión en el paseo de la Castellana, justo cuando la agentes de las Policías Municipal y Nacional empezaban a acordonar la zona para preparar los accesos al Bernabéu.

20 kilos de cloratita

El coche bomba, que - según fuentes policiales - contenía veinte kilos de cloratita con un temporizador que, al parecer, había sido activado pocos minutos antes, había sido aparcado en batería en el lateral del paseo, bajo la Torre Europa.

La explosión no causó víctimas mortales, aunque la onda expansiva provocó varias lesiones a una decena de personas, entre ellas un vigilante jurado y un policía municipal, que sufrieron heridas de metralla y daños en el oído. También se rompieron numerosas ventanas de los edificios cercanos, y durante varios minutos se pudo ver una gran columna de humo que superó los veinte metros de altura. Los efectos también alcanzaron al Bernabéu, donde se desprendió parte del techo del salón de trofeos en la planta baja, que se encontraba vacío en el momento del atentado. El incendio del coche utilizado por los terroristas también afectó a una decena de vehículos que estaban estacionados en las proximidades.

Segunda explosión

Media hora más tarde tuvo lugar otra explosión en la zona sur de Madrid. Según fuentes de la policía, los terroristas huyeron desde el paseo de la Castellana hacia el otro extremo de la ciudad y abandonaron el coche en el que viajaban, un Ford Escort de color blanco con matrícula falsa, aparcado entre la calle Embajadores y la glorieta de Santa María de la Cabeza.

Su explosión fue provocada con una carga de un kilo de dinamita situada bajo el asiento del conductor, acompañada de abundante líquido inflamable repartido por el interior para calcinarlo y evitar que los investigadores pudieran hacerse con huellas u otros indicios de los criminales. Este segunda deflagración no provocó heridos, aunque los servicios del Samur tuvieron que atender a dos ancianas por ataque de nervios.

La explosión del coche-bomba en la plaza de Lima provocó momentos de pánico y tensión entre los viandantes y aficionados del Real Madrid que llegaban al Bernabéu.