Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tensión ante el Congreso por una protesta de pensionistas a la que acude Podemos leer
MAXIMILIANO MARTÍNMÚSICO

"Nuestro talento se valora más en el extranjero que en las propias Islas"

El joven intérprete tinerfeño, que tras un duro proceso de selección ha sido admitido como nuevo clarinete solista de la Orquesta de Cámara Escocesa, ha sido dirigido por Sir Charles Mackerras y Frans Bruggen, y en los próximos meses actuará bajo la batuta de Claudio Abbado.

JOSÉ A. DULCE, S/C de Tenerife
4/may/02 19:52 PM
Edición impresa

Interpretar bajo la batuta de eminentes maestros como Claudio Abbado, Frans Bruggen o Sir Charles Mackerras ya no es un sueño para el músico tinerfeño Maximiliano Martín, que en calidad de clarinete solista ha sido admitido como nuevo miembro de la Orquesta de Cámara Escocesa. Alumno del Royal College londinense, Martín ha logrado hacerse un sitio en el difícil mundo de las orquestas europeas y ya prepara sus próximas actuaciones en la Orquesta de la Ciudad de Birmingham y la Chamber Orchestra of Europe.

- ¿Cómo logró acceder a la Scottish Chamber Orchestra?

- Todo empezó cuando realicé una audición para la SCO a través de una recomendación del Royal College y, en especial, de la jefa del departamento de Viento, Janet Hilton. Tras una dura selección por currículums, en la que la orquesta recibió más de 150 aplicaciones para un solo puesto, escogieron a cuarenta músicos de toda Europa para realizar dicha prueba. De esos 40 aspirantes sólo nueve fueron llamados a tocar con la orquesta; es lo que en Inglaterra y en el resto de Europa denominan "trial" (período de prueba). Entrar en ese grupo de nueve supuso ya para mí una alegría inmensa, aunque sabía que lo iba a tener difícil, primero porque era el más joven y segundo porque sólo me avalaba mi paso por la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE) y la Gustav Mahler Youth Orchestra. Tras un concierto en el que hicimos la "Tercera sinfonía" de Sibelius, el director titular, Joseph Swensen, se acercó para decirme que le gustaba mi forma de tocar y que esperaba verme en próximos programas. En ese momento vi que podía tener una oportunidad. Los siguientes programas me llevaron a tocar con directores de la talla de Charles Mackerras, Frans Bruggen y Thomas Zetmair, hasta que, por fin, este año recibí la invitación para ingresar en la orquesta. Creo que todavía no me lo creo.

- ¿A qué atribuye la actual avanzada de músicos y cantantes isleños en Europa?

- Siempre he creído en la calidad del músico canario y sobre todo en las ganas, entrega y lucha que ponen en todo lo que hacen. No tenemos nada que envidiar a los músicos de fuera, tanto de la Península como del extranjero, y la prueba es que, hoy, la mayoría de músicos españoles que tocan en orquestas inglesas son canarios. Nuestro talento se valora mucho más en el extranjero que en las propias Islas, lo que para mí es una pena. Con todo el respeto hacia los músicos de fuera, creo que cada vez salen mejores músicos del Archipiélago y que se debería dar más oportunidades a la gente de aquí, en especial a los jóvenes. De todos modos, quien tiene talento da igual dónde se encuentre.

- ¿Cómo valora la creación de la Joven Orquesta Canaria?

- Yo y los estudiantes de mi época no tuvimos esa oportunidad y hemos tenido que ir un poco "a remolque". Hay que tener en cuenta que en Inglaterra, por ejemplo, empiezan a tocar en una orquesta desde muy temprana edad: diez u once años. La creación de la Joven Orquesta de Canarias es una buena noticia; aún no sé muy bien cómo funciona, pero es grato saber que por fin nuestros jóvenes músicos tienen un lugar donde adquirir experiencia en el campo orquestal. Lo que ya no me parece bien es que en la organización de la orquesta no se cuente con gente de nuestra tierra e, incluso, por lo que sé, tampoco se recurra a profesorado de las Islas. Opino que en Canarias hay gente lo bastante capacitada para organizar una orquesta de estas características.

- ¿Ve factible una orquesta que, sin criterio excluyente, se nutra de músicos canarios?

- Es muy difícil. Siempre es buena la mezcla, aunque soy partidario de que exista una mayoría de músicos del lugar, siempre que ello sea posible. En Alemania e Inglaterra ya sucede, pero ello responde a la gran tradición musical que estos países poseen. En España todavía vamos muy por detrás, pero todo llegará.

MAXIMILIANO MARTÍNMÚSICO