Vivir

La obesidad afecta al 17% de los canarios y se perfila como la epidemia del futuro

El hospital de La Candelaria prevé realizar este año más de cuarenta intervenciones con cirugía laparoscópica en pacientes obesos mórbidos, que son tratados quirúrgicamente en el centro sanitario desde 1993 con un 99 por ciento de resultados excelentes.

EL DÍA, S/C de Tenerife
4/may/02 23:18 PM
Edición impresa

La obesidad tiende a convertirse en otra epidemia del siglo XXI de continuar al alza la incidencia de la patología, que afecta al 17 por ciento de los canarios, al 5,1 por ciento de los niños y al 4,6 por ciento de las niñas españolas y se detecta ya en nueve de cada cien adolescentes en algunas comunidades autónomas.

Sobre el tratamiento quirúrgico de la obesidad, el coordinador de la Sección de Cirugía Laparoscópica del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, Marcos Alonso, señaló ayer en una nota remitida por el Servicio Canario de Salud que la laparoscopia supone un significativo avance y una novedad, aunque "no es una receta mágica", aclaró, ya que la reducción del peso corporal se logra disminuyendo el aporte de calorías.

La Candelaria, centro que tiene en funcionamiento una Unidad de Cirugía de la Obesidad Mórbida dentro de la Sección de Cirugía Laparoscópica, prevé realizar más de cuarenta operaciones al año de reducción de sobrepeso con esta técnica, que permite una rebaja del aporte de calorías con la alteración controlada del aparato digestivo para limitar la capacidad de nutrición del paciente.

A diferencia de las operaciones convencionales, con la laparoscopia no es preciso abrir el abdomen del paciente, lo que reduce el dolor y la cicatriz. La intervención consiste en la introducción por un lado del cuerpo de una pequeña cámara - del tamaño de un bolígrafo - para mostrar el interior y del instrumental necesario a través de pequeños cortes.

La Candelaria ha llevado a cabo más de 90 operaciones de obesidad mórbida desde 1993, año en el que se instauró la unidad, con un saldo de 99 por ciento de resultados excelentes y un uno por ciento de resultados bueno.

Se considera un buen resultado cuando, transcurrido un año y medio de la operación, el paciente logra rebajar a la mitad la diferencia entre el peso anterior a la intervención y el inicial en proporción a su talla. Se considera que el resultado es excelente cuando la rebaja del sobrepeso alcanza entre el setenta y cinco y el cien por ciento de la deferencia entre el peso anterior y el ideal.

Por su parte, el médico de la Dirección General de Salud Pública, Alberto Armas Navarro, declaró a EL DÍA que la obesidad se perfila como la epidemia del futuro y que esta alteración desmesurada del peso corporal puede llegar a desencadenar enfermedades crónicas, como diabetes mellitus II, que señaló "padecerán en diez años unos doscientos millones de personas".

No obstante, advirtió del riesgo de establecer comparaciones con estudios de obesidad de otros países, debido a las diferencias de los métodos de análisis.