Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Trump ordena formalmente la creación de una fuerza militar espacial leer
MARIBEL OÑATE MUÑOZ RESPONSABLE DE LAS DEPENDENCIAS DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES EN LA PROVINCIA

"Estoy decepcionada con el trabajo del Foro Canario de la Inmigración"

Maribel Oñate no sólo critica la falta de agilidad en la adopción de soluciones, sino también la escasez de estudios sobre la inmigración que permitan una mejor coordinación de las Administraciones.

CARLOS VEGA, S/C de Tenerife
5/may/02 23:20 PM
Edición impresa

Maribel Oñate Muñoz es la responsable de las Dependencias del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales en la provincia de Santa Cruz de Tenerife. De ella depende la Oficina de Extranjería, donde se tramitan los permisos de residencia y las autorizaciones de trabajo para los inmigrantes. Es también la representante del Estado en el Foro Canario de la Inmigración, con cuya labor muestra cierto descontento. Echa en falta un mayor dinamismo y critica el exceso de "palabrería" ante la escasez de estudios serios que aporten soluciones a un fenómeno, el de la llegada masiva de pateras, que requiere de medidas urgentes en el Archipiélago.

- ¿Cuál es su opinión sobre la petición de Marcial Morales (consejero de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno Canario) de denunciar a Marruecos ante los foros internacionales por la permeabilidad de sus costas?

- Cualquier tipo de confrontación con Marruecos nos puede perjudicar, incluso desde el punto de vista turístico. Estamos muy cerca de una zona de riesgo bélico y debemos ser muy cuidadosos. El problema, realmente, no es con los marroquíes, pues de diez personas que llegan se devuelven nueve. Existen cláusulas para su devolución. La cuestión es que desde las costas marroquíes salen subsaharianos que no se pueden devolver.

- ¿Comparte, por tanto, la negativa expresada por el ministro Josep Piqué a esta iniciativa?

- La decisión no puede ser adoptada de forma unilateral por España, sino a nivel de la Unión Europea, porque es un fenómeno que afecta también a otros países, como Italia. En Canarias hay que tener muy clara la necesidad de agilidad en la devolución porque los niveles de carga son muy limitados y para eso debe contar con el amparo de España y de Europa.

- Ése es otro de los debates entre los Gobiernos Autónomo y Central. El traslado a otras comunidades autónomas se puede estar llevando a cabo, pero el Estado se muestra reticente a reconocerlo.

- Esa medida está recogida en el programa Greco. Es cierto que no se ha actuado en años anteriores, porque no era tan constante el flujo de pateras y existía menos preocupación. También es una realidad que se realizó el blindaje del Estrecho antes que aquí. No obstante, me cuestiono hasta qué punto el radar que no han querido poner en Fuerteventura es fundamental para la detección de pateras. Muchas veces las protestas del Gobierno Autónomo se centran en aspectos en los que no ha desarrollado su responsabilidad al cien por cien.

- ¿A qué cuestiones se refiere exactamente?

- Muchas veces el terreno disponible para ubicar unas instalaciones recibe las críticas de los vecinos, y resulta complicado crear un centro si la Comunidad Autónoma no tiene el suelo. Se trabaja poco en buscar soluciones, sólo hay palabrerías. Faltan trabajos y estudios profundos para crear censos adecuados y poder colaborar las administraciones. Siempre parece una lucha por echarse las cosas en cara. La inmigración es un tema lo suficientemente grave como para usarlo políticamente. El trabajo de convenios internacionales y de mesas de trabajo, que deberían reunirse todos los meses, está aún pendiente. Se trata de forma superficial, es una deuda pendiente.

Centros de internamiento

- Existe el Foro Canario de la Inmigración, que lleva años trabajando.

- Represento al Estado en el Foro, y creo que este órgano debería funcionar ya con comisiones de trabajo, reunirse más habitualmente. Estoy decepcionada en ese sentido. Se ha presentado algún estudio sobre el que profundizar, como el de los sindicatos, pero es ahora cuando empieza a verse algo de interés. En vez de prevenir, se trabaja a toro pasado.

- ¿Quiere decir que el trabajo está atrasado?

- Quizás las pateras iban lentamente y ahora, que han venido de repente, todo el mundo se ha puesto a tratar el tema.

- Pero, esa crítica se puede extender también al Gobierno del Estado. Ha puesto sistemas de vigilancias en el Estrecho y no ha tenido en cuenta sus repercusiones en Canarias.

- Es muy difícil detectar eso. La mentalidad no puede ser de cerrar para que no entren, porque, por muy bien que se haga, seguirán penetrando. A las costas de Málaga llegaron, recientemente, ciento y pico inmigrantes ilegales, porque cuando llega el tiempo de bonanza es muy difícil vigilar tanta costa. La cuestión debe centrarse en recibir y devolver; recibir y reinsertar o recibir y repartir y, por supuesto, los convenios en los lugares de origen. Es vital invertir en esos países, fomentar la riqueza, con cláusulas para evitar la inmigración. Es una labor a largo plazo. La alarma del Gobierno Canario está en parte justificada porque se ve en una situación en la que no puede asumir más gente. Los lugares de internamiento son los que son, luego habrá plazas para 300, 350 y 200.

- La creación de los centros de internamiento y de día es otro de los compromisos incumplidos por el Estado.

- El de El Matorral se inaugurará en julio, porque el anterior era un hangar de maletas y se ha hecho lo que se ha podido. Han existido

Regularización

 

- Recientemente, se culminó el proceso de arraigo.

- La tramitación de autorizaciones de trabajo estuvo precedida en 1999 y en el año 2000 de un proceso de regularización y la campaña de ecuatorianos retornados.

- ¿Cuáles son las cifras?

- En el año 2000 se tramitaron casi 4 mil expedientes, de los que 3.046 fueron regularizados y 810 denegados por no cumplir los requisitos. Para retornar a Ecuador se emitieron 117 informes, mientras que el proceso de arraigo se saldó con casi cinco mil permisos de residencia y 3.588 autorizaciones de trabajo, sólo en la provincia de Santa Cruz de Tenerife. Sucede que el arraigo sigue vigente, porque la ley actual permite que si un inmigrante lleva tres años en España, sin ser detectado, y dispone de un permiso de trabajo se puede arraigar.

- Pero, ¿cómo puede tener un permiso de trabajo si no está regularizado? Es un buen caldo de cultivo para la economía sumergida.

- Hay economía sumergida por muchas causas, incluso a las personas que tienen tarjeta de trabajo les cuesta muchas veces justificar todo el año de cotización. La Inspección tiene una labor importante que cumplir con el fin de evitar el fraude.

- ¿Qué sucede con las personas a las que se les deniega la autorización de trabajo o la regularización?

- Si no han acreditado que estaban en España antes del 23 de enero con un documento oficial o que tenían un permiso de trabajo, existe la posibilidad de recurrir. Con los que están denegados, que pasa mucho con personas de Marruecos, la Policía comienza el procedimiento de expulsión a partir de la información que facilitaron para solicitar el arraigo. Aunque nunca están en el sitio que dicen y es complicado.

- ¿Es necesaria mano de obra foránea en la Isla?

- Existen unos países con los que España ha firmado acuerdos, entre los que se encuentra Marruecos, Polonia, Rumanía, República Dominicana o Ecuador. El Ministerio da prioridad a esos países, aunque este año no se debe dar oferta laboral porque la Comunidad Autónoma acordó con el Gobierno Central el contingente cero.

MARIBEL OÑATE MUÑOZ RESPONSABLE DE LAS DEPENDENCIAS DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES EN LA PROVINCIA