Criterios
EN POCAS PALABRAS EMILIO RACIONERO MENASALVAS

El tranvía


10/may/02 20:58 PM
Edición impresa
AL REFERIRME A ESTE MEDIO de transporte no voy a poder desembarazarme de cierto grado de subjetividad anclada en la añoranza de mi adolescencia en Madrid, a pesar de las múltiples carencias soportadas. Fui viviendo la evolución de dicho medio de transporte a medida que iba yo creciendo. Así, el "Charloroi" pequeño y estrecho con un imponente reostato para el control de la velocidad y plataformas abiertas en que el conductor tenía que ir sumamente abrigado en el frío invierno; luego, otros vehículos algo más largos y anchos que suponían, para mi mente juvenil, todo un avance estético y de comodidad, hasta llegar a los Fiat de líneas aerodinámicas y con puertas neumáticas y que fueron los últimos que circularon por Madrid antes de ser sustituidos por trolebuses. Era aquel mi medio de transporte favorito, aunque algunas veces desistiese de él para ahorrarme los céntimos que costaba el viaje y el desplazamiento lo hacía caminando. Ya adulto, y aún en tiempos recientes de "carroza", no he dejado de subir al tranvía en aquellas ciudades europeas y alguna australiana en que he estado y existe este servicio. Quizás por todo ello y porque los estudios técnicos presentados por el Cabildo de Tenerife me han convencido, me he manifestado en favor de la implantación de este medio en la connurbación Santa Cruz/La Laguna. Pero ello no me ha impedido manifestar mi incredulidad respecto al coste de esa implantación. Cuarenta mil millones de pesetas me parece que no van a ser suficientes a tal fin. Es mucha la infraestructura necesaria y la obra civil a ejecutar. Y ya sabemos cómo se nos van de madre los presupuestos. También al Cabildo. Ahí tenemos el Auditorio como ejemplo sangrante de desfase conceptual y presupuestario de un proyecto, de una obra.
Expuesto lo anterior, sí quiero decir también que por parte de ATI en el Cabildo se está jugando con los sentimientos de los ciudadanos a este fin. Se está engañando a la gente y además predisponiéndola contra el Gobierno del Estado. Ahora resulta que la viabilidad del tranvía está en el aire dado que el Ministerio de Fomento ha dicho que no hay un duro para este proyecto. Vamos a ver, el día 15 de enero del año en curso y en senda conferencia dada por el presidente del Cabildo en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife decía el Sr. Melchior que el proyecto del tranvía no contaba con financiación del Estado, no así el del tren al Sur, que éste sí se hacía dentro del Plan AVE. ¿Cómo es posible que terminándose abril diga el presidente del Cabildo, ante la tajante respuesta del Sr. Cascos a una pregunta de CC en el Senado, que confía en que "la Administración del Estado participe en la inversión del proyecto de implantación de una línea de tranvía en el Área Metropolitana"? ¿A qué se juega? ¿A confundir a la gente? ¿A ir creando otra plataforma de agravios que otorguen amplificación de la voz de CC para fortalecerse más? ¿Nos hemos dado una autonomía para gestionar lo nuestro, o nos hemos constituido en indigentes pedigüeños?
Seamos serios. Se sabía que el Estado no contribuiría a la financiación del tranvía, ¿a qué la pregunta en el Senado? Pues a lo peor para que ahora el Ministerio de Fomento mire con lupa el proyecto del tren al Sur a ver si realmente cumple las especificaciones del Plan AVE. Y si no las cumple, tampoco. Y además sería lógico.
Tengo en alta consideración al Sr. Melchior, y este afer me parece una pasada que no encaja en su normal actuación. Parece que hubiera usado la marrullería de un delantero, dejándose caer en el área a ver si el árbitro concede penalti. Sr. presidente del Cabildo, por favor, no venda humo.
EN POCAS PALABRAS EMILIO RACIONERO MENASALVAS