Internacional
LO ÚLTIMO:
El hombre que echó ácido a su exnovia viajó de Italia a Tenerife solo para agredirla leer

Concluye el asedio a la basílica de la Natividad, pero continúa la violencia

Con la liberación y la deportación de trece de los 123 palestinos cercados en ese santuario, concluyó ayer la "Operación Muro de Defensa", aunque siguen los enfrentamientos en la región y la paz todavía está lejos de alcanzarse.

EFE, Jerusalén
11/may/02 23:32 PM
Edición impresa

Los trece milicianos acusados por Israel de terroristas llegaron ayer a Chipre a bordo de un avión militar británico, que les recogió por la mañana en Tel Aviv.

También abandonaron el templo los 26 palestinos a los que las autoridades israelíes acusan de delitos menores y cuyo destino es la franja de Gaza, donde pueden ser juzgados por tribunales palestinos, así como 84 civiles, contra los que no pesa ningún cargo.

Tras el final del cerco a la basílica donde, según la tradición cristiana, nació Jesús, el Ejército israelí comenzó por la tarde la retirada de sus fuerzas del sector donde está situado el templo, según fuentes militares.

El ministro de Defensa de Israel, Benjamín Ben Eliezer, ya había ordenado la evacuación de las tropas israelíes de la ciudad bíblica de Belén.

La retirada supone la conclusión oficial de la "Operación Muro de Defensa", dirigida a "erradicar la infraestructura terrorista" en Cisjordania.

Sin embargo, el Ejército israelí sigue invadiendo a diario ciudades, campos de refugiados y aldeas de Cisjordania para apresar a los activistas de la resistencia, sospechosos de ser "terroristas".

Nuevos atentados

A pesar de esas "operaciones quirúrgicas" llevadas a cabo por soldados israelíes, en las últimas 72 horas se han registrado dos nuevos atentados en ciudades de Israel, los primeros en seis semanas.

El martes pasado, un suicida del Movimiento de la Resistencia Islámica (HAMAS) se inmoló en la localidad de Rishon Le Sion, donde causó la muerte a dieciséis israelíes y 55 heridos.

Ese ataque, condenado enérgicamente por el presidente Yaser Arafat por tratarse de civiles y también porque "atentó contra los intereses del pueblo palestino", fue seguido por otro de dos activistas de Cisjordania en la ciudad de Beersheva.

En este último caso, al no estallar todos los explosivos que llevaban, sólo hubo tres heridos leves.

El fin del asedio a la basílica de Belén coincide con los renovados esfuerzos de la comunidad internacional para restablecer el bloqueado proceso de paz.

A la cabeza de esas iniciativas se hallan por primera vez juntos, y aparentemente con los mismos objetivos, Estados Unidos, la Unión Europea, la ONU y la Federación Rusa, que componen el llamado "cuarteto".

Los cuatro coinciden en la necesidad de fortalecer a Arafat y a sus organismos de seguridad, cuya infraestructura han destruido prácticamente las Fuerzas Armadas de Israel, para que vuelvan a desempeñar su función original, la de proteger el proceso de paz y contrarrestar a los extremistas palestinos.

La Policía israelí reveló, dos semanas después de haber sido apresados con una gran carga de explosivos, el nombre de cuatro colonos judíos sospechosos de haber planificado un ataque cerca de una escuela en A - Ram.

La solución de la crisis en torno de la basílica, merced a la cooperación de Estados Unidos y la Unión Europea, es indicio de que israelíes y palestinos están en vísperas de una "nueva etapa".