Nacional

Detenidos dos etarras en Madrid con un coche bomba en vísperas de una cumbre política

Los terroristas escondían 90 kilos de explosivos en un piso cercano a la Audiencia Nacional. Los apresados son el "liberado" Imanol Miner Villanueva y su subordinado Mikel San Argimiro Isasa.

AGENCIAS, Madrid
15/may/02 23:41 PM
Edición impresa

El nuevo comando de ETA en Madrid no pudo cometer el que iba a ser su gran atentado en la capital de España: colocar un coche - bomba en vísperas o durante la cumbre UE - América Latina que comienza este viernes con 52 jefes de Estado y de Gobierno en la ciudad. La detención en la populosa barriada de Vallecas del jefe del talde, el "liberado" Imanol Miner Villanueva, y de uno de sus subordinados, Mikel San Argimiro Isasa, a manos de la Guardia Civil también frustró los planes de los "etarras" de atentar mediante una bomba - lapa contra un objetivo no identificado.

Los dos activistas fueron capturados cuando se dirigían a recoger un turismo robado que había sido "mordido" por la Policía el pasado jueves. El tercer miembro del grupo, el también "liberado" Balbino Sáez Olarra, logró huir de la operación antiterrorista. Los funcionarios encontraron en un "piso - franco" del comando situado a escasos metros de la Audiencia Nacional y del Tribunal Supremo más de 90 kilos de explosivos y armas.

El dispositivo de las Fuerzas de Seguridad que ayer culminó con la detención de los dos terroristas - medio año después de la caída del último "comando Madrid" - comenzó el pasado jueves por la mañana, cuando los tres activistas robaron un Renault Clío de color blanco, matrícula M-3603-SC, en las inmediaciones del intercambiador de RENFE del barrio de Aluche, al Sur de la capital.

Los servicios de Información de la Policía Nacional tenían grabaciones de cámaras de vídeo en las que se veía cómo tres varones, de unos 30 años de edad y vestidos con trajes oscuros y chaquetones, cambiaban en plena calle la matrícula por otra falsa (M-6828-PJ) mientras pegaban sendos adhesivos con la bandera de España y el escudo nacional en la parte trasera del vehículo.

Lo extraño del suceso y el hecho de que los ladrones cambiaran las matrículas hizo enseguida sospechar a los expertos de la Policía de que se trataba de miembros de ETA y a primera hora de la tarde del jueves dio alerta a todas las fuerzas de Seguridad y a la policía municipal.

En Vallecas

El esfuerzo de los agentes por hallar el coche se vio recompensado la madrugada de este martes, cinco días después de comenzar la búsqueda, cuando funcionarios de los servicios de Información de la Guardia Civil localizaron el Clio blanco con sus matrículas "dobladas" perfectamente estacionado en la calle Ramírez Tomé, en el pleno corazón del barrio de Vallecas.

De inmediato, los mandos de la Guardia Civil montaron un amplio dispositivo de seguridad, coordinado por el juez de la Audiencia Nacional Guillermo Ruiz Polanco, con el fin de detener a los terroristas cuando acudieran a recoger el vehículo. Miner y San Argimiro no aparecieron por la zona hasta las 13.15 horas. Cuando iban a abrir el coche, fueron detenidos por tres funcionarios de paisano. Los dos terroristas iban armados, con documentación falsa y una bomba-lapa lista para ser utilizada.