Santa Cruz de Tenerife

El inacabado homenaje de Santa Cruz al general Leopoldo O Donell


17/may/02 23:46 PM
Edición impresa

Trazada a finales del siglo XIX por la Sociedad Constructora, la calle General O Donell de la Capital une la plaza Veinticinco de Julio (de los Patos) con Numancia, según la explicación ofrecida por Juan Arencibia en su libro sobre las vías de Santa Cruz. Por su ubicación, la calle está entroncada en una de las más señoriales y bellas de la Ciudad, y homenajea a uno de los hombres más ilustres de la Historia del municipio y de las Islas.

Nacido en Santa Cruz en 1809, O Donell fue el hijo de un teniente del Rey y de una camarista de la Reina. Ingresó en el Ejército con el grado de subteniente a los 11 años y se convirtió en el militar más brillante de su época.

Sus actuaciones durante la primera guerra carlista le valieron numerosos ascensos. A los 25 años ya era brigadier y cinco años después capitán general de Aragón, Valencia y Murcia.

En 1844 lo fue también de Cuba y, después, ocupó diversos cargos políticos, incluido el de presidente del Gobierno.

Duque de Tetuán

Por sus aciertos en la guerra de África, sobre todo en la conquista de Tetuán, le fue conferido el título de duque de esa ciudad.

Según el autor, "este ilustre hijo de Santa Cruz intervino en 48 acciones de guerra y en 4 grandes batallas".

A pesar de ello, no posee ningún monumento en Santa Cruz. El Ministerio de Guerra cedió al Ayuntamiento un busto de hierro para ser colocado en la plaza de los Patos pero ese busto duerme "el sueño de los justos" en palabras de Arencibia.