Dinero y Trabajo

La provincia tinerfeña concentra el grueso del paro en las Islas, según la nueva EPA

El desempleo aumentó de enero a marzo en mil personas con respecto al trimestre anterior. Ahora, el número de desempleados en Canarias se sitúa en 88.900 -la mayoría, 45.800, en Santa Cruz de Tenerife-, el 10,86% de su población activa, según el nuevo método de medición.

EL DÍA, S/C de Tenerife
17/may/02 23:44 PM
Edición impresa

De los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) se desprende que el número de parados en las Islas, con respecto al mismo trimestre del año anterior, se incrementó en 12.700 personas, un 16,61%. Ahora bien, la tasa de variación del primer trimestre, respecto al anterior, es del 1,15%, la más baja de España, seguida por el País Vasco (1,23%).

Hay que destacar que en las Islas, si bien subió el paro, también se incrementó en 3 mil el número de ocupados, que pasó a sumar 730 mil, siempre en el primer trimestre con relación al anterior.

En Canarias, por provincias Santa Cruz de Tenerife se llevó la peor parte en el período de referencia. La tasa tinerfeña (11,47%) rebasó a la de Las Palmas (10,28%) en 1,19 puntos. Ahora bien, el índice de actividad de las Islas Occidentales (57,15%) es superior a la de las Orientales (56,21%) en 94 décimas. La media nacional es del 53,6%.

Peor registro desde 1995

A escala nacional, el paro aumentó en el primer trimestre del año en 189.300 personas y situó el número de desempleados en 2.081.100, el 11,47% de la población activa.

Entre enero y marzo se destruyeron 65.600 empleos (51.500 masculinos), lo que hizo que el total de ocupados fuese de 16.055.500 personas, mientras que la población activa subió en 123.700 personas y se situó en 18.136.500. Durante los últimos doce meses, el paro aumentó en 164.800 personas y el número de nuevos puestos de trabajo, en 342.500. El paro subió en todas las comunidades salvo en Andalucía (-3.600). Tras difundir los datos, el INE destacó que los 65.600 empleados menos registrados respecto al primer trimestre del 2001, supone la primera destrucción de empleo desde 1995.

El INE ha introducido tres cambios metodológicos en la elaboración de la EPA, que medirá el empleo en lo sucesivo y que afectan a las definiciones utilizadas en la encuesta y al proceso de cálculo de resultados y cuya aplicación derivará en una reducción del número y la tasa de parados y un aumento de los ocupados y de la tasa de actividad.