Santa Cruz de Tenerife

La calle San Martín, en el popular barrio del Toscal


18/may/02 23:49 PM
Edición impresa

La calle San Martín se formó en el siglo XVIII, cuyo nombre provenía de Francisco Fernando de Sanmartín Llarena, quien tenía en ella una huerta y sitios en 1716, según explica Alejandro Cioranescu en "Historia de Santa Cruz". La composición de la calle data de 1838 - 42. Desde algunos años antes, en 1829, la vía sufría de un estado lamentable, tal y como cuenta este autor. En 1845, ésta y San Lucas contaban con pavimento de baldosas. El trabajo lo realizaron los presos.

En 1894 el Ayuntamiento capitalino publicó una ordenanza municipal que afectó a la vía, ya que prohibía la construcción de casas de una sola planta en todo el polígono comprendido entre La Marina, San Martín, Santa Rosalía, plaza Weyler y La Noria. En todo el término municipal se fijó la altura mínima en 4 metros para la planta baja y tres para la alta.

A partir de 1819 se prohibió pasar el agua por la calle y, por este motivo, el municipio tuvo que hacer atarjeas, abriendo simplemente una zanja.

Canalizaciones

Entre 1819 y 1823 se canalizaron las calles de San Felipe Neri, parte de San Francisco, San Juan Bautista, Santa Rosalía, que había sido la primera en terminarse, San Martín y La Rosa, gastándose en esta reforma unos 4.500 reales de los fondos municipales. También hubo algunos intentos de sustitución parcial de la atarjea por tuberías metálicas.

El sistema seguido para todo ello fue que el Ayuntamiento obligó a los particulares a hacer atarjeas subterráneas con dinero de su propio bolsillo y, para estimularles, prometió servir agua sólo a quienes se apuntaran para contribuir a la red.

A pesar de ello, estas reformas no fueron suficiente y, a mediados del siglo XIX, la mayoría de las atarjeas seguían al aire libre.