Santa Cruz de Tenerife
JAVIER DE LOÑO PÉREZ EX ALCALDE DE SANTA CRUZ

"El buen político se sacrifica por su pueblo sin llenarse los bolsillos"

El ex alcalde de la Capital, a pesar de hablar poco, insta a los responsables políticos a que analicen su trayectoria para que principalmente les mueva el bien común de los ciudadanos.

DORY MERINO, S/C de Tenerife
19/may/02 23:51 PM
Edición impresa

Javier de Loño Pérez, ex alcalde de Santa Cruz, con la sabiduría de la experiencia que le han proporcionado sus 85 años de vida, manifestó a EL DÍA de forma rotunda que el buen político es el que se sacrifica por su pueblo rehusando llenarse los bolsillos durante su mandato.

Hombre de muy pocas palabras, De Loño, médico anestesista y pediatra, además de coronel de Artillería, insistió en que un dato concreto del buen hacer político "lo aporta el estado de las cuentas corrientes de los mandatarios, si se pudiera hacer una revisión de las mismas, tanto a la entrada como a la salida del cargo".

Estuvo ocho años de forma activa en la política municipal. Entró en el Ayuntamiento capitalino en el año 64 como concejal de Urbanismo, para pasar después a ocupar el cargo de máximo responsable de la Corporación municipal hasta el año 1972.

- ¿Un lagunero como usted se encuentra cómodo en Santa Cruz?

- Me gusta mucho la Capital. No obstante, se ha perdido mucho tiempo y queda mucho por hacer.

- ¿En qué se ha perdido tiempo?

- Hace más de 30 años que se inició la reforma de Las Teresitas y todavía no se ha logrado el objetivo. Además, el proyecto que tenía el Ayuntamiento de Santa Cruz, ya en los años 70 respecto a los aparcamientos, tampoco se ha llevado a cabo y ahora existe un grave problema en este sentido. Esto es sólo un botón de muestra, así podría citar otras tantas cosas más.

- Puede seguir enumerando asuntos pendientes.

- Es mejor callar. El refrán dice: "El que mucho habla, mucho yerra" y existe gran sabiduría en esa frase.

- ¿Qué proyectos siguen pendientes desde su mandato como alcalde?

- He decidido desconectar de la política. No lo consigo porque me sublevo cada vez que escucho las noticias de la televisión y, casi siempre, la apago en los informativos para no envenenarme.

- ¿Y no lee la Prensa?

- Claro, a diario.

- ¿Qué páginas lee primero?

- Lo único que veo del periódico son las esquelas y la programación de la televisión. (Risas)

- ¿No le satisface cómo se lleva la política municipal?

- Claro que hay buenos políticos, como siempre, pero sacrificarse por la Ciudad es algo diferente.

- En su opinión, ¿qué significa ser buen político?

- Un buen político es el que se sacrifica por su pueblo rehusando llenarse los bolsillos durante su mandato. No estoy delatando a nadie, que cada uno analice su situación.

- ¿Le desilusionan algunas actuaciones?

- Sí. Las personas no, las actuaciones desacertadas, sí.

- ¿Por qué dejó su cargo?

- Volvemos a Las Teresitas. Fue mi caballo de batalla y ahora, mira...

- ¿Está recordando los avatares que pasó cuando llegó la arena de África mientras usted era alcalde?

- Tuve que lidiar una batalla tremenda en esa ocasión. Después, precisamente por cuestiones relacionadas con Las Teresitas dejé la política.

- ¿Está al corriente de las gestiones que ha hecho el Ayuntamiento por las que ya casi se ha conseguido que la playa sea para el pueblo?

- ¿Qué ha hecho? (Pregunta pícaramente).

- Ha comprado las once parcelas del frente de playa por una cantidad cercana a los 24 millones de euros (3.780 millones de pesetas) y ha encargado a Perrault un proyecto de urbanización.

- (Calla). Corramos un tupido velo. Después de 30 años sin hacer nada y ahora salen con eso. No quiero decir más. Mejor es callar que errar en los juicios. "El que mucho habla, mucho yerra."

- ¿Quiere aportar algo respecto al proyecto urbanístico que pretenden llevar a cabo los privados en la zona?

- Mucho cuidado con eso.

Los millones, a los barrios

- ¿Conoce la revisión del Plan General del municipio?

- No la conozco, pero ya me parece que es un poco tarde para algunas cosas.

- ¿Por ejemplo?

- Insistí en los años 70 para que en el barranco de Santos se construyeran más de cuatro mil aparcamientos, desde el puente de Zurita para abajo. No sólo están sin hacer sino que ahora se pretende instalar allí un viario.

- ¿Está en desacuerdo con ese futuro eje?

- En total desacuerdo.

- ¿Por qué no le gusta, por la fuerte inversión que supone o por otro motivo?

- Ahora estamos en el momento de la danza de los millones, pero no me opongo a las grandes inversiones en favor de la Ciudad. Por ejemplo, opino que hay que rematar la playa para que pertenezca a los vecinos, pero esto es compatible con no derrochar el dinero. Los mandatarios deben reflexionar seriamente sobre el destino de los fondos públicos y, en primer lugar, las inversiones millonarias deben ir a los barrios.

- Los barrios fueron una de sus principales preocupaciones, ¿no?

- Era una de mis preocupaciones porque en los años 70 estaba todo por hacer en Santa Cruz. Había deficiencias en todos los sectores, desde el alcantarillado de la Ciudad hasta las infraestructuras.

 

- ¿De ahí la construcción del puente que lleva su nombre?

- Desde que entré en el Ayuntamiento planteé la unión del barrio de La Salud con el centro. Me preocupaba que allí vivieran 30 mil almas que estaban prácticamente incomunicadas con el centro. Me empeñé y se hizo el puente, que se inauguró unos meses antes de que dejara la alcaldía, aunque el nombre vino bastante después.

- ¿Ya es hora de que Santa Cruz saque adelante el Estatuto de Capitalidad?

- Santa Cruz debe tomar la iniciativa, pero tiene que empezar por sacar adelante la mancomunidad entre Santa Cruz, La Laguna, El Rosario y Tegueste, además de que debe poner en marcha el área metropolitana cuanto antes.

- ¿Qué opina de la reforma de la plaza de España?

- Me opongo. Nuestra plaza de España está siempre llena de tenderetes. Llegan los barcos de turismo a la Capital y se encuentran con chiringuitos.

- ¿Aboga por sacar el Carnaval fuera de la Ciudad?

- Es necesario para Santa Cruz que el Carnaval se celebre en un lugar específico, fuera de la Ciudad, como sucede en las grandes urbes españolas que cuentan con recintos de festejos. Es pueblerino mantener las fiestas en la plaza.

- ¿Cuál ha sido el mejor momento de su vida?

- El actual.

- ¿Y de su vida política?

- (Risas). El de ahora.

- ¿Considera que todavía sigue en la política?

- Estoy afiliado al Partido Popular.

- Durante un tiempo tuvo responsabilidad en ese partido, ¿no?

- Fui presidente del PP en Tenerife un tiempo. Fraga me pidió que presidiera el PP durante seis meses para poner un poco de orden, precisamente, en unos momentos en los que el partido estaba inestable.

- ¿Cuál ha sido el peor momento de su vida política?

- Cuando me fui del Ayuntamiento. Me planté para evitar corruptelas en un asunto urbanístico.

- ¿Ahí tuvo que emplear su formación militar?

- Sí, se me escapó algún fuerte puñetazo sobre la mesa.

- ¿Qué opina de la urbanización de Cabo Llanos?

- Nosotros ya estudiamos cómo se podría hacer allí un nuevo barrio, pero no me gusta la altura que se está dando a esos edificios, pienso que se debía haber ejercitado más la mano dura ahí.

JAVIER DE LOÑO PÉREZ EX ALCALDE DE SANTA CRUZ