Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Piden rechazar un protocolo que estigmatiza a personas con trastorno mental leer

Los médicos, poco proclives a recetar opioides para tratar el dolor

El responsable de la Unidad del Dolor de La Candelaria, José Luis Rodríguez, achaca la escasa indicación de estos fármacos por especialistas y médicos de cabecera a la falta de tiempo para hacer un seguimiento de los pacientes.

EL DÍA, S/C de Tenerife
19/may/02 23:51 PM
Edición impresa

La indicación de fármacos opioides para el tratamiento del dolor crónico no termina de calar entre los especialistas y médicos de cabecera que, pese a la variedad de compuestos en el mercado, "se resisten a prescribirlos", aseguró a EL DÍA José Luis Rodríguez, responsable de la Unidad del Dolor del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria.

Rodríguez achacó esta escasa prescripción de analgésicos opioides "en algunos casos al desconocimiento" de estas sustancias, dijo, y en mayor medida a que la dinámica de trabajo de los centros de atención especializada y de salud impide tener "una buena comunicación y seguimiento del paciente".

Por estos motivos, aseguró que "las unidades del dolor suelen ser el refugio final de pacientes con dolores crónicos, que arrastran desde hace mucho tiempo y han consultado con varios médicos, para ver si de alguna manera de puede hacer algo por ellos".

El tratamiento de estos enfermos se inicia con analgésicos cuyas dosis se modulan poco a poco, para proceder al cambio de fármacos si es necesario y, en última instancia, recurrir a sustancias opioides disponibles en diferentes presentaciones.

Temor a la dependencia

El responsable de la Unidad del Dolor de La Candelaria rechazó las reticencias de la mayoría de los pacientes a tomar analgésicos para evitar la dependencia física de estos compuestos.

"Si un diabético usa la insulina toda la vida - precisó - , los epilépticos la droga indicada para esta enfermedad o los enfermos con trastornos psíquicos una medicación determinada para siempre, por qué un enfermo con dolor crónico no debe tomar analgésicos si los necesita".

La información de los especialistas sobre la medicación, contraindicaciones, efectos y pautas ayuda a superar las reticencias iniciales de los enfermos.

No obstante, José Luis Rodríguez señaló que el tratamiento del dolor no debe entenderse "pura y exclusivamente como el empleo de sustancias opioides", y que salvo algunos sintéticos que se usan en los EE.UU e Inglaterra, el resto están autorizadas, lo que ha situado al país "en un nivel aceptable" en el tratamiento del dolor.

Pese a los avances, señaló que España arrastra un retraso en el empleo de estos fármacos respecto a los países anglosajones, germánicos y nórdicos.