La Palma

Comienza la obra de ampliación del dique de protección del puerto de Tazacorte

Ángel Pablo Rodríguez Martín asegura que, "si todo marcha según lo previsto, para el mes de septiembre quedará culminada la actuación". En concreto, se extenderá la estructura protectora, aumentando su altura hasta los cuatro metros, y se recuperará la playa artificial.

EL DÍA, Tazacorte
20/may/02 23:53 PM
Edición impresa

Las obras de emergencia de la demarcación de Costas, para la ampliación del dique sur del puerto de Tazacorte, se iniciaban recientemente por parte de la empresa constructora, tras la orden emitida desde el Gobierno Central aprobando la financiación de las mismas con un presupuesto de más de 2,5 millones de euros.

Según ha adelantado a EL DÍA, el alcalde de la localidad, Ángel Pablo Rodríguez Martín, "desde hace más de una semana se comenzaron a conformar los bloques de hormigón que prolongarán entre 30 y 40 metros el dique de protección de la playa y el casco viejo del puerto, contabilizándose hasta el momento unos cincuenta bloques". Además, se ha habilitado una vía temporal para que la grúa llegue hasta el morro del antiguo refugio.

El primer edil señala que "si todo marcha según lo previsto, para el mes de septiembre quedará culminada la actuación". En concreto, se extenderá el dique de protección, aumentando su altura hasta los cuatro metros y se recuperará la playa artificial, colocando más de 60 metros cúbicos de arena en la zona.

Costas se ha visto en la necesidad de aumentar la estructura de protección, aproximadamente unos 40 metros, sin extender en mayor medida el dique, ante el peligro de que si se aplicase una distancia desmesurada tuviera lugar el fenómeno contrario al que sufre la playa en la actualidad. La intención de dicha demarcación ha sido la de buscar un equilibrio entre la distancia ideal a la que debía ser ampliado el dique y la altura que tendría que tener para no ser superado por la marea.

En cuanto a la necesidad planteada por el Ayuntamiento de realizar un dique de protección sumergido, los técnicos estudian su viabilidad, ya que podría perderse la arena de forma definitiva por los extremos de la banqueta.