Nacional

El Gobierno contrataca a los sindicatos e impone por decreto su reforma del desempleo

La decisión del Ejecutivo tuvo lugar 24 horas después de que los sindicatos anunciaran una huelga general para el 20 de junio, precisamente en protesta por estos cambios laborales. El ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, rechazó que se trate de una modificación sorpresiva.

COLPISA, Madrid
25/may/02 0:06 AM
Edición impresa

El Gobierno decidió ayer imponer por decreto su reforma del desempleo a partir del lunes, según aprobó el Consejo de Ministros. La decisión del Ejecutivo tuvo lugar 24 horas después de que CC.OO y UGT anunciaran la convocatoria de una huelga general para el 20 de junio, precisamente en protesta por los cambios laborales que planeaba el Ejecutivo.

Al titular de Trabajo y Asuntos Sociales, Juan Carlos Aparicio, le correspondió como ministro del ramo justificar los cambios. Alegó que el motivo es el de "facilitar el acceso al empleo de los trabajadores parados y mejorar nuestro sistema de protección al desempleo". Rechazó que se trate de una modificación sorpresiva porque el Gobierno "lleva más de un mes" hablando de las reformas.

El representante del Ejecutivo recordó, además, que todos los cambios laborales "con consenso o sin él han seguido la vía del Real Decreto Ley". "Esto es bueno - reiteró porque no conviene crear expectativas de cambio normativo muy prolongadas en materia de contratación o bien de protección porque colapsan los procedimientos". Sobre sus declaraciones en las que informó que las reformas entrarían en vigor el 1 de enero de 2003, el ministro contestó que también había adelantado que "para que todo estuviera en orden de revista el 1 de enero, muchas de las bases administrativas y de gestión tendrían que adoptarse antes".

"Arma de bloqueo"

El ministro explicó que de acuerdo con lo habitual, la reforma aparecerá en el BOE hoy y entrará en vigor el día siguiente a su publicación, que al ser inhábil pasará al lunes. "Su convalidación parlamentaria seguirá los plazos constitucionales y si el Parlamento lo desea se llevará acabo su tramitación como Ley", aseveró.

Aparicio subrayó que el Gobierno adopta decisiones y que nunca se puede utilizar el llamamiento al diálogo y al consenso como "un arma de bloqueo" para llevar a cabo las medidas. En su opinión, "esto no es admisible para un Gobierno". El ministro insistió en que su Departamento ha escuchado a las centrales sindicales, comunidades autónomas (CC.AA), ayuntamientos, organizaciones empresariales y diversas instituciones. Asimismo, señaló que no tendrá inconveniente en volver a reunirse con los representantes territoriales tal y como se quedó en la entrevista que mantuvo el Ministerio con las CC.AA. Los posibles proyectos que salgan de estos contactos se incorporarán al borrador de la Ley Básica de Empleo.

Durante su comparecencia, el ministro también se refirió a la demanda sindical de mantener un debate televisivo con el presidente del Ejecutivo, José María Aznar. A su juicio, es una cuestión de "seriedad que si alguien se niega a hablar en una mesa de diálogo social, lo que no puede pedir al día siguiente es que las mesas sean solamente de medios de comunicación o de pura publicidad".

El ministro explicó que las reformas se llevarán a cabo por dos vías. Una será la del decreto con dos normas destinadas a la reforma de la prestación de paro y a modificar el Régimen Especial Agrario. Y la otra consiste en un borrador de la Ley Básica de Empleo que ya ha iniciado su tramitación para llegar al Parlamento, con consulta a los órganos constitucionales. Los decretos también se abordarán por las Cortes.