Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Hacienda confirma que estudia bajar Sociedades al 23% a las micropymes leer
JOSÉ JULIÁN ISTÚRITZ PÉREZ DIRECTOR GENERAL DE SEGURIDAD Y EMERGENCIAS

"Nunca he recibido una consigna política de Román"

"Pertenezco desde hace dos años a CC, pero no milito en ninguna de las formaciones que componen la Coalición, porque no es el momento de afiliarse a uno de esos partidos".

JORGE ESPINEL, S/C de Tenerife
26/may/02 16:27 PM
Edición impresa

Instalado en el despacho que utiliza cada vez que viaja a Tenerife, en una de cuyas paredes cuelga una bella reproducción de la montaña Tindaya (aquélla que en su día deslumbró al escultor vasco Eduardo Chillida), el director general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, José Julián Istúritz, se muestra orgulloso del trabajo que ha desarrollado desde que está en las Islas.

Aunque llegó al Archipiélago "sin ninguna esperanza" de que lo eligieran para poner en marcha el dispositivo de urgencias sanitarias de Canarias, en ocho años ha pasado de estar al frente de una empresa pública de la Comunidad Autónoma, después de una entrevista con Román Rodríguez, en aquel entonces director del Servicio Canario de Salud, a controlar los servicios de seguridad y emergencia del Ejecutivo.

- ¿Qué hace un vasco como usted en Canarias?

- Llevo en el sector de la seguridad desde el año 1981. Siempre he rondado lo que son temas relacionados, fundamentalmente, con la seguridad y la sanidad, las dos cosas.

- ¿Cuánto tiempo lleva instalado en el Archipiélago?

- Aquí llevo ocho años. Vine en 1994, en principio para montar el dispositivo de urgencias sanitarias. Existía la necesidad de modificar el sistema de seguridad de las Islas y lo que se planteó fue comenzar por la reforma del sistema de urgencias sanitarias. El Gobierno de Canarias sacó una plaza de gerente de una empresa pública, me presenté y me cogieron.

- ¿La empresa a la que se refiere es Gestión Sanitaria de Canarias?

- Sí, aunque antes se llamaba Urgencias Sanitarias de Canarias 061.

- ¿Conocía ya las Islas?

- Había venido tres veces de vacaciones. Dos a Tenerife y una a Gran Canaria.

- ¿Tenía algún contacto...?

- Mi relación con la política canaria era cero, absolutamente ninguna. Me presenté, me acuerdo que me hicieron una entrevista que duró seis horas, presenté un proyecto que gustó y me cogieron.

Circunstancias de la vida

- ¿Eso significa que no se le puede acusar de haber sido elegido por tener "manga"?

- Sí. Concretamente, quienes me hacen la entrevista e hicieron la selección fueron Román Rodríguez y Rogelio Frade (hoy presidente del Gobierno de Canarias y viceconsejero de la Presidencia, respectivamente, y en aquel entonces, director y secretario general del SCS), a quienes no había visto en mi vida. No sabía quiénes eran, ni tampoco el consejero de Sanidad (Julio Bonis). También es verdad que no tenía ninguna esperanza de que me eligieran, porque normalmente este tipo de plazas suelen estar dadas. Pero, bueno, por circunstancias de la vida, me eligieron y aquí estamos yo y mi familia. Llevamos ocho años y tenemos la intención de quedarnos.

- ¿Se le ve asentado?

- Estoy contento. Aquí se vive bien; te tratan bien y no hay rechazos. Pasas momentos malos, como todo en la vida, sobre todo, en la trayectoria profesional, donde hay momentos que estás más feliz y hay otros que son más duros, pero el balance es positivo.

- ¿En qué ámbito situaría su nombramiento como director general de Seguridad y Emergencias?

- A mí, evidentemente, me agradó muchísimo, pero si soy sincero, es la evolución natural de una persona que lleva 20 años en un sector; la evolución que todo profesional quiere tener. Es de agradecer que una comunidad autónoma te reconozca de alguna manera el trabajo que has hecho. Lógicamente, después de estar aquí surgen ofertas, pero hay que ser leal con la gente que me ha permitido hacer una labor y voy a seguir siéndolo, pues mi intención es seguir aquí, porque estoy contento y me tratan bien.

- ¿Antes mencionó usted a Román Rodríguez, Rogelio Frade y Julio Bonis, a quienes no conocía al llegar a las Islas, pero reconocerá que ha trabado cierta amistad con ellos?

- Lo que ocurre es que a medida que van pasando los años hay una relación profesional muy estrecha. En alguna ocasión, no muchas, he dicho que jamás en la vida, nunca, nunca, nunca, he recibido una consigna política por parte de ningún político, de nadie, y, desde luego, de estos ninguna. Me han dado su apoyo político, pero nunca me han dicho que tire por aquí o por allá.

- ¿No está afiliado a ningún partido político?

- Pertenezco desde hace dos años a Coalición Canaria, pero no milito en ninguno de los partidos que componen CC, porque no es el momento de afiliarse a una de esas formaciones. Soy de ese grupo en el que hay unas doscientas o trescientas personas que se apuntan por primera vez en su vida a una fuerza política.

Cada vez más identificado

- ¿Antes no pertenecía a ninguna formación?

- Estuve casi a punto de afiliarme, pero...

- ¿Al PNV?

- (Risas). Sí, por ahí andaba la historia, pero nunca me llegué a apuntar. Ahora pago todos los meses una cuota y además lo hago convencido, porque, realmente, estoy convencido del proyecto de CC. Aunque sea peninsular, me siento en ese proyecto y cada vez estoy más identificado con la idea de que es necesario para una comunidad autónoma alejada como la nuestra.

- A lo largo de los ocho años que lleva usted aquí ha puesto en marcha el 061 y el 1-1-2, ¿está satisfecho?

- Profesionalmente lo estoy, pues es la ilusión de mi vida. Casi hubiera pagado por este trabajo, lo que pasa es que uno tiene que vivir. Gano suficiente dinero, ya que el sueldo de director general es el adecuado para vivir holgadamente. Otra cosa es que estás colgado prácticamente todos los fines de semana.

- ¿Tiene sus servidumbres?

- Estás todo el día metido y eso, quieras o no, cansa, pero desde el punto de vista profesional, estoy absolutamente satisfecho.

- ¿Cuáles son su objetivos ahora, desde la Dirección General de Seguridad y Emergencias? ¿La Policía Autonómica?

- No. Precisamente, esta semana tuvimos una reunión para hacer balance y ver lo que ha ocurrido desde el año 1994 hasta ahora. Qué cosas se han hecho, qué fases hay y qué queda por hacer. Nues

tro objetivo en el año que queda de legislatura es dejar unas vías suficientemente consolidadas para que los vagones en los cuales estamos puedan circular.

- ¿Qué quiere decir eso?

- En la reforma del sistema de seguridad en Canarias hay tres etapas. La primera, que abarca hasta el año 95, donde había una ausencia de coordinación y unos niveles sociales que reclamaban un cambio en esta materia.

- ¿Cuando habla de seguridad, a qué se refiere?

- Ahí estoy metiendo seguridad ciudadana, emergencias, sanidad y protección civil. Todo lo que se llama seguridad pública.

- Estaba usted hablando de la situación antes de 1995.

- En aquel momento, tanto el consejero de Sanidad, como el director del Servicio Canario de Salud y yo reflexionamos y coincidimos en que los primero que tenemos que salvaguardar es la vida humana y ése es el motivo por el que se acomete la reforma de las urgencias sanitarias y se pone en marcha el 061. Pero claro, llega el año 98 y empezamos a darnos cuenta de que tenemos resuelto el problema de las urgencias sanitarias, pero hay un déficit muy importante en el servicio de rescate.

- ¿Entonces?

- Lo primero que se plantea es la elaboración de un plan que luego se llamaría Plan de Seguridad Canario, que englobaría toda esa política y que se puede concretar en cuatro estrategias: coordinación, formación, emergencias y policía. Como en ese momento no sabíamos qué delincuencia teníamos ni qué nivel de accidentabilidad había, comenzamos por la coordinación y así se montó el 1-1-2, con el objetivo de saber qué ocurría en Canarias.

Tres hitos

- ¿Y ahora mismo, en qué fase está?

- Estamos poniendo todavía los últimos tramos de la vía, porque aunque la velocidad que llevamos es alta, nos incorporamos muy tarde al sistema de seguridad. Como decía antes, tenemos tres hitos. Uno hasta el año 1995; otro hasta 1999, centrado más en la parte de urgencias; y el último a partir de ese año, que tiene tres ejes principales la mejora de los sistemas de rescate, ahí se ponen en marcha los helicópteros; la configuración de los planes de emergencia insulares; y la mejora de la formación y de la Policía.

- De esto último, ¿qué queda por hacer?

- Nos quedarían cuatro añitos más para dejar bien consolidado todo el proyecto y seis mil millones de pesetas más (36,1 millones de euros). En estos momentos tenemos tres mil millones (18 millones de euros), pero ésta es una política de unos doce mil millones de pesetas (72,1 millones de euros) más o menos.

- Antes le pregunté por la Policía Autonómica...

- El proyecto que nosotros estamos trabajando es que las funciones de la Policía Autonómica las asuman las Policías Locales. El escenario en el que estamos trabajando es que haya una Policía del Estado, que se encargue de todo lo que son delitos mayores (inmigración, delitos de guante blanco, informáticos, mafias organizadas, tráfico de órganos y de personas) y que lo que son delitos menores y faltas sea la propia Comunidad Autónoma, de la mano de los Ayuntamientos, quien lo haga.

- ¿Cómo se concreta esto último?

- Como tenemos 2.500 policías locales en Canarias, mejoremos su formación, dotémosles de más medios, aprovechemos ese valor y démosles las funciones que tiene la Policía Autonómica. Desde luego, en ningún momento se ha planteado un modelo de Policía Autonómica de siete mil agentes.

Cuanto más consenso, mejor

- ¿Qué diferencias hay entre este proyecto y la propuesta del Partido Popular de potenciar el papel de las Policías Locales?

- No sé si eso es lo que propone el PP, pero éste es el modelo que CC ha defendido desde el principio. Lo que pasa es que ahora hay quien se sube al carro, que me parece muy bien, pues cuanto más gente se suba y más consenso exista, mejor.

- ¿Cuál es el coste de este modelo?

- En Canarias el problema que tenemos de seguridad no es de 50 mil millones de pesetas (300,5 millones de euros), que es lo que nos costarían siete mil tíos. Nuestro proyecto es de tres o cuatro mil millones de pesetas (18 ó 24 millones de euros), más o menos, que es lo que puede costar la mejora de la Policía Local. Eso no quiere decir que la propia Comunidad Autónoma no tenga un Cuerpo pequeñito de unos 300 agentes, para apoyar a aquellos municipios que lo necesiten en un momento determinado.

Falta de apoyos

- Este modelo está recogido en el proyecto de ley de Seguridad Canaria, pero ¿llegará al Parlamento algún día?

- Está acabado hace ya tiempo, pero no hay que olvidar que desde el punto de vista político para sacar cualquier tipo de ley en el Parlamento se necesita tener apoyos suficientes y si la gente no está por la labor de votar a favor es una tontería presentarla en la Cámara.

- ¿Entonces, se están negociando los apoyos?

- No, lo que se está haciendo es explicar a los partidos cuál es la tendencia y lo que se quiere.

- ¿Estarían dispuestos a dejar fuera de ese proyecto de ley la Policía Autonómica para que fuera aprobado?

- Eso está en la esfera del Gobierno y del Parlamento, del grupo de CC y habrá que esperar a haber qué determinan, pero sería una pena perder esta oportunidad, sobre todo, cuando los datos objetivos nos están diciendo que ha vuelto a subir la criminalidad. Tenemos un problema y una solución, si no queremos aplicarla, pues allá cada uno con su responsabilidad.

- ¿Se arrepiente de algo de lo que ha hecho en estos ocho años que lleva en Canarias?

- No, al contrario, si me arrepintiera...

- ¿Rebobinaría el tiempo transcurrido para hacer alguna cosa de otra manera?

- No. Bueno, si hubiéramos tenido más dinero podríamos haber hecho más cosas, pero probablemente el proyecto necesitaba esa madurez. Quizás, si ahora me dan veinte mil millones de pesetas (120 millones de euros), no sé si podría llevar ese ritmo, porque tampoco es bueno crecer mucho. De lo único que me arrepiento es de tener poco tiempo libre y no poder dedicar más tiempo a la familia.

- ¿Seguiría al frente de la Dirección General de Seguridad y Emergencia si se lo propusieran después de las próximas elecciones de 2003?

- Sí, aunque si no cuentan conmigo, probablemente siga en el mismo tema, porque es mi profesión.

- ¿Tiene ya ofertas?

- Siempre las hay. Cuando estás en un puesto de este tipo sabes que siempre se presentan cosas, pero los proyectos hay que acabarlos.

JOSÉ JULIÁN ISTÚRITZ PÉREZ DIRECTOR GENERAL DE SEGURIDAD Y EMERGENCIAS