Sucesos
LO ÚLTIMO:
Una mujer mata a su marido a puñaladas y alega que fue para defenderse leer

La empresa investigada por tráfico de armas utiliza el negocio inmobiliario como tapadera

El empresario ruso que se encuentra detrás de la trama colaboró con las autoridades policiales españolas añadiendo información "sensible" sobre un mafioso radicado en el Sur de la Isla, obteniendo como pago determinadas facilidades para la obtención del permiso de residencia.

EL DÍA, S/C de Tenerife
28/may/02 9:38 AM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

La Brigada de Información del Cuerpo Nacional de Policía continúa con las pesquisas tendentes al esclarecimiento de la denuncia sobre tráfico de armas con número 5.185 presentada en la Comisaría de Distrito Sur y que son ampliatorias de otras anteriores y remitida al juzgado de Instrucción número 5, según informaron a EL DÍA fuentes cercanas al caso.

Las investigaciones se centran en la mencionada empresa de la calle del Castillo de la Capital tinerfeña, dedicada al negocio inmobiliario y en la que figura un español como testaferro. Esta firma tenía previsto llevar a cabo la construcción de un complejo de noventa apartamentos en Arona, aunque al parecer tan sólo poseía una licencia concedida para la excavación. Al frente de la misma tenían intención de poner a un matrimonio de nacionalidad rusa y a su hijo, sin embargo su solicitud del permiso de residencia les fue denegada, de ahí el interés en saber "si había algún camino intermedio antes de que llegara la citada negativa a los ciudadanos", según se recoge textualmente en la denuncia.

Agrega el denunciante, militar español en la reserva y a quien sus superiores le hicieron saber de lo peligroso de su denuncia ya que: "Podía aparecer en la Dársena", que: "En su presencia escuchó una conversación donde se hablaba de ofrecimiento por parte de un tercero, de que se ofrecían armas de tráfico ilegal y que solicitaba la cantidad de seis mil euros (un millón de pesetas), para que le informase sobre todo el contenido vertido por la Policía hacia su persona".

Los investigadores han podido constatar que en una de la cuentas bancarias había más de 601 mil euros (100 millones de pesetas). Ahora se trata de comprobar a través de la Dirección General de Transacciones Exteriores del Ministerio de Economía y Hacienda si alguno de los pagos proceden de la extinta URSS. El ciudadano ruso investigado colaboró en el pasado con los agentes policiales españoles, a los que facilitó información "sensible" sobre determinado mafioso radicado en el Sur de la Isla, actualmente en prisión. Los funcionarios no descartan que también se dedique al cobro de cánones a cambio de seguridad y protección.