Tenerife Norte

El centro de acogida para mayores... ¿en punto muerto?


29/may/02 18:25 PM
Edición impresa

UNO, ACOSTUMBRADO a las normales pautas de comportamiento por parte de las gentes en medio de las cuales se mueve diariamente, no puede menos que caer en triste desánimo, cuando se entera de que la resolución de tal o cual asunto está en manos de una entidad pública.

Tal es el caso - al parecer - del pregonado Centro de Acogida para Mayores que se construiría en nuestro pueblo.

Sabemos que no es cosa de "soplar y hacer botellas".

Pero tanto esperar, puede traer consigo la desesperanza para la gente del pueblo que está deseando y colaborando en esta obra, de indudable necesidad. Esa gente pide una prueba real, inequívoca, de que el Centro de Acogida va marchando.

La Asociación Virgen del Carmen, que nació para intentar hacer realidad esta bonita obra, suponemos que sigue adelante, en su intento de sensibilizar a los poderes públicos, pues éstos serán los que, en definitiva, lleven a cabo la obra, sin perjuicio de la posterior tarea que asuma la nombrada Asociación.

Ha pasado mucho tiempo y los terrenos ya están dispuestos. ¿Dónde, pues, está "trabado" este proyecto?

¿Sabe Vd., lector, que somos más de 35.000 habitantes? ¿Sabe Vd., lector, que tenemos más de 5.500 mayores? ¿Sabe Vd. que buena parte de ellos pudieran tener verdadera necesidad de ser acogidos... "como Dios manda"? ¿Sabe Vd. que para cubrir la cuota de 3,5 camas por cada cien mayores, fijada por la Europa Comunitaria, nos correspondería cerca de 200 camas? ¿Cuántas están programadas para este municipio? ¿Sabe Vd. que nuestra población es de Canarias, sin duda, dado su número de habitantes, la que sufre la mayor carencia de camas para acogidos... puesto que no tiene ni una sola cama?

Confiamos en que el proyecto siga adelante. Y seguirá, y será una realidad, si los organismos a los que corresponda esta necesitada obra agilizan los trámites que haya que correr, sin más demora.

Ojalá que no fuera así, pero muchos mayores ya están esperando, porque si bien el hogar es nada menos que el hogar, es verdad, también, que la soledad - para quien se ve obligado a sufrirla - es muy mala compañía.